www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

COREA DEL NORTE

Trump y Corea del Sur responden con un ensayo nuclear y 'más dureza'
Ampliar

Trump y Corea del Sur responden con un ensayo nuclear y "más dureza"

sábado 29 de julio de 2017, 19:45h
El presidente surcoreano ha pedido el despliegue del escudo antimisiles, aún sin considerar el impacto medioambiental.

Seúl y Washington han respondido con celeridad a Pyongyang antes de terminar de calibrar la profundidad del aumento de contundencia anunciado con respecto a su confrontación con Corea del Norte. El caso es que horas después del lanzamiento del segundo misil balístico intercontinental efectuado por el hermético país asiático en julio, Estados Unidos y su aliado en dicha península no han escatimado en energía para devolver la jugada.

Ambos países realizaron en la madrugada de este sábado unas pruebas de misiles y maniobras conjuntas con misiles Hyunmoo-2 y los proyectiles tácticos tierra-tierra ATACMS -ambos con un alcance estimado de unos 300 kilómetros-. Y, además de la ignición de los misiles, el Estado Mayor Conjunto (JCS) surcoreano confirmó, mediante un comunicado, que están elevando más de los acostumbrado el tono de advertencia ante sus antagonistas.

El texto relata que el objetivo del ensayo consistió en mejorar la capacidad de los aliados para "golpear con precisión al liderazgo enemigo", una retórica destinada a enfurecer al régimen norcoreano, de exacerbado culto al líder, Kim Jong-un. Tal mentalidad provoca que los norcoreanos interpreten la amenaza directa, además, como una hiriente ofensa hacia su orgullo nacionalista.

Además, Corea del Sur subió su órdago al mostrar, por vez primera, su nuevo prototipo de misil balístico en un vídeo publicado por el Ministerio de Defensa, al tiempo que los asesores de seguridad estadounidense y surcoreano acordaron mejorar la capacidad destructiva del arsenal de Seúl. En concreto, Chung Eui-young y su homologo estadounidense H.R. McMaster acordaro, mediante una charla telefónica, revisar el acuerdo bilateral, firmado originalmente en 1979, que limita el poderío y alcance de los misiles balísticos surcoreanos.

La idea, según se ha susurrado, es duplicar el peso de la carga útil hasta el tope de una tonelada, hecho que dispararía la capacidad destructiva de los misiles. Para ello habrán de negociar el aumento de los 500 kilos de peso máximo firmado en 2012. Los actuales misiles pueden alcanzar un total de 800 kilómetros. Y, también, el presidente surcoreano, Moon Jae-in, pidió desplegar de manera provisional en su territorio baterías adicionales del polémico escudo estadounidense antimisiles THAAD, pese a que su Gobierno aún debe realizar un estudio de impacto medioambiental para evaluar si lo mantiene instalado.

Por otro lado trancurre el lado diplomático, el de las sanciones. Sobre ese menester debatieron los responsables de Exteriores de ambas partes, Kang Kyung-wha y Rex Tillerson. El aumento de las sanciones en el marco de la ONU y por la vía unilateral estuvieron sobre la mesa, ya que el Congreso de EE.UU. ha aprobado hace días un nuevo paquete de sanciones contra Corea del Norte (y también contra Irán y Rusia) que sólo están pendientes de la firma de Trump.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.