www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TIRO CON ARCO

Una década perdida

Dani Villagrasa Beltrán
domingo 13 de agosto de 2017, 19:14h
“Alemania ha declarado la guerra a Rusia. Por la tarde, clase de natación” es la breve entrada del dos de agosto del 14 en el diario de Franz Kafka. Nadie podrá preguntar a nadie qué estaba haciendo cuando comenzó la crisis, ni cuando terminó, porque cuando comenzó la opinión pública no quiso enterarse y nadie está dispuesto a ponerse de acuerdo en el momento de darla por zanjada. Pero siempre hay intentos. El pasado miércoles, la Comisión Europea tiraba de autobombo y efeméride para celebrar los diez años de una crisis que fecha el pasado 9 de agosto, cuando BNP Paribas se veía obligado a suspender tres fondos a causa del maremoto desatado por las hipotecas basura. El veredicto de Bruselas es claro: la crisis económica ha quedado atrás. Ahora es, pues, el momento de las celebraciones. En estas latitudes siempre somos partidarios de una fiesta. Este verano, podemos celebrar la salida de la crisis brindando con los turistas y los turistófobos, con los alquilados que ven cómo se disparan los precios en el centro y ya están pensando en ir a conocer las ventajas del extrarradio, y con los hipotecados, que han lanzado hacia los confines de los horizontes vitales el pago mensual de la hipoteca. Los menguados salarios no impedirán que hagamos un pequeño ágape en honor de Mario Draghi, que mantiene bien abierto el grifo del dinero y permite que se endeuden cómodamente los gobiernos mientras la obligación de acudir al pago la heredan los Estados. Diez años después, cuando ya casi nadie se acuerda del primer banco rescatado, el Northern Rock, cuando Fannie Mae y Freddie Mac suenan a una pareja cómica de televisión antes que a hipotecarias públicas quebradas, tampoco debería extrañarnos que en los dos últimos meses se haya rescatado a tres bancos italianos. Pediremos otra ronda, por su pronta recuperación. Al echar un vistazo por la situación geopolítica que ha quedado tras la convulsión económica, cómo no saludar ese Reino Unido batiéndose en retirada, ese Donald Trump al mando de la nación más poderosa del mundo, esa Venezuela al borde del abismo, Rusia deseando reeditar la Guerra Fría, Corea como amenaza y como toque de atención a China, su única aliada, con los oídos puestos en los cantos que le auguran la hegemonía mundial.

Cuando he visto de cerca a algún artífice del cambio de modelo económico en España me ha dado la sensación de que todavía no se creen que lo hayan conseguido, pero todavía menos que no les aplaudan por la calle (si la pisaran). Hemos salido de la crisis, claro. Hace tiempo que estamos en otra cosa. En clase de natación.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios