www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRAS EL ÚLTIMO LANZAMIENTO BALÍSTICO DE PYONGYANG

Trump sobre Corea del Norte: "Todas las opciones están sobre la mesa"

El presidente de Estados Unidos, Donald J. Trump, el pasado lunes.
Ampliar
El presidente de Estados Unidos, Donald J. Trump, el pasado lunes. (Foto: EFE)
EL IMPARCIAL/Efe
martes 29 de agosto de 2017, 00:21h
EEUU, Japón, Corea del Sur y la Unión Europea piden una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad.

Corea del Norte lanzó este lunes un misil balístico que habría sobrevolado del territorio japonés y caído cerca de la costa oriental de la isla de Hokkaido en el Océano Pacífico, según informó este lunes el Gobierno nipón. El proyectil cayó cerca del cabo de Erimo, en el extremo nororiental del archipiélago nipón, según anunció el ministro portavoz del Ejecutivo, Yoshihide Suga, en declaraciones a los medios nipones.

El lanzamiento tuvo lugar a las 5.57 hora local (20.57 GMT del lunes) desde la localidad de Sunan, próxima a Pyongyang, según confirmó el Ejército surcoreano, que también señaló que el misil sobrevoló territorio japonés, según recoge la agencia local Yonhap. El misil recorrió una distancia total de 2.700 kilómetros y alcanzó su punto álgido a unos 550 kilómetros de altura, señalaron fuentes militares surcoreanas a Yonhap.

El nuevo ensayo armamentístico norcoreano tiene lugar después de que el sábado Pyongyang lanzara tres proyectiles balísticos de corto alcance a las aguas del mar de Japón, y constituye una "grave y seria amenaza para la seguridad" del archipiélago nipón, afirmó Suga.

Tokio se encuentra en estos momentos analizando la situación junto a sus aliados Washington y Seúl, añadió el portavoz nipón, mientras que el Ejecutivo surcoreano ha convocado una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad Nacional. El primer ministro nipón, Shinzo Abe, señaló por su parte que el Ejecutivo trabaja para "garantizar la seguridad de sus ciudadanos" y que tratará de "averiguar las intenciones que hay detrás de la nueva provocación de Pyongyang".

Este es el decimotercer lanzamiento de un misil que Corea del Norte ha realizado en menos de dos meses. El mes pasado probó dos misiles balísticos intercontinentales (ICBM), y el primero de estos lanzamientos, realizado el 4 de julio, le valió al hermético país asiático un paquete de nuevas sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

La reunión del Consejo de Seguridad, iminente

Desde Estados Unidos ven el lanzamiento como la enésima provocación del pequeño país comunista: "Todas las opciones están sobre la mesa", advertía el presidente norteamericano, Donald Trump. "El mundo ha recibido alto y claro el reciente mensaje de Corea del Norte: este régimen ha mostrado su desprecio por sus vecinos, por todos los miembros de las Naciones Unidas y por las normas mínimas de comportamiento internacional aceptable", indicaba el mandatario.

Aunque Trump no ha explicado en qué podrían consistir esas medidas, este mismo mes desde su cuenta de Twitter ya avisaba: "Las soluciones militares están completamente preparadas, listas para el combate, por si Corea del Norte actúa de forma imprudente".

Para el gobierno ruso, que observa con preocupación los acontecimientos que se desarrollan en torno a Pyongyang, la guerra abierta siempre será la única opción, como ha señalado el viceprimer ministro ruso de asuntos exteriores, Serguéi Riabkov: "Creo que debemos luchar con todas nuestras fuerzas contra esa opción. Si esto termina en una guerra, ya nadie se preguntará sobre quién es el responsable. Estaremos ante una realidad absolutamente nueva y las tragedias serán incontables".

No obstante, desde Moscú son conscientes de que las sanciones que se han impuesto al país asiático no están funcionado: "Las sanciones no dan resultados. Por eso se revela importante el mecanismo de regulación política del problema nuclear de la península coreana. Esto implica la intolerancia hacia nuevas provocaciones de Pyongyang, pero también hacia una escalada militar de EEUU y sus aliados en la región".

De momento, Corea del Sur, Japón, Estados Unidos y la Unión Europea ya han solicitado una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de la ONU. "Estas acciones constituyen violaciones directas de las obligaciones internacionales de Corea del Norte y representan una seria amenaza para la paz y la seguridad internacionales", justificaba Federica Mogherini, la Alta Representante para la Política Exterior de la UE, última en sumarse a la petición.

Presumiblemente, el objetivo de tal reunión sería el de "aumentar la presión sobre Corea del Norte y a hacer todo lo posible para convencer a la comunidad internacional de hacer lo mismo", como han confirmado fuentes de la Casa Blanca, tras la llamada telefónica que Donald Trump ha mantenido con su homólogo japonés, Shinzo Abe.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios