www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El reto de la emigración

miércoles 30 de agosto de 2017, 14:54h

Esta semana se han reunido en París, la canciller alemana, Angela Merkel, el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, el presidente francés, Emmanuel Macron, y el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, junto a los presidentes de Níger, Mahamadou Issoufu, de Chad, Idriss Déby, y del Consejo Presidencial de Libia, Fayez al-Sarraj. El objetivo del encuentro era abordar el asunto de la inmigración y la crisis migratoria, aunque los atentados de Barcelona y Cambrils introdujeron el tema del terrorismo. En este aspecto, Rajoy planteó la novedad de introducir una Carta Europea de Derechos de las Víctimas, y todos los líderes estuvieron de acuerdo en intensificar la cooperación internacional contra el terrorismo, una batalla de enorme envergadura y que ningún país puede librar en solitario, pues exige la máxima unidad y colaboración.

Y unidad y colaboración reclama también la cuestión de la inmigración. En el marco del encuentro de la capital francesa, Mariano Rajoy ha anunciado que Madrid acogerá, previsiblemente a finales de octubre, una cumbre de mandatarios europeos y africanos para tratar ese asunto, como adelanto a la cumbre Unión Europea-Unión Africana que se celebrará en noviembre en Costa de Marfil.

Como bien ha señalado Mariano Rajoy, la inmigración se encuentra entre los problemas que más preocupan hoy a los ciudadanos. Un problema de nada fácil resolución, pero que no puede seguir sin darle una solución efectiva, pues ha incidido, entre otras muchas derivas, incluso en la del Brexit. En la reunión de otoño se tratará sobre todo la emigración ilegal -manejada por nauseabundas mafias de tráfico de personas-, que no deja de tener concomitancias con el terrorismo yihadista. Es muy inquietante, como se ha sabido, que el imán de Ripoll se dedicara a introducir en España a inmigrantes ilegales. Europa puede sentirse orgullosa de ser tierra de acogida y tolerancia, pero la emigración no puede producirse de manera masiva y descontrolada. Especialmente, habría que articular soluciones que vayan a la raíz del problema, habilitando ayudas que favorezcan el desarrollo en los propios países de donde sus habitantes se ven obligados a la huida.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios