www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Frenar ya al secesionismo

lunes 04 de septiembre de 2017, 15:42h

La semana que este lunes comienza se presenta decisiva para el más grave problema al que nos enfrentamos: el desafío soberanista. Parece que está previsto que el próximo miércoles se apruebe en el Parlamento catalán la ley para el referéndum ilegal y el jueves la llamada Ley de Transietoridad, que es la ley más destacada para la desconexión, es decir, para que Cataluña rompa con el resto de España. Paralelamente, si eso se produce así, el Gobierno recurrirá ante el Tribunal Constitucional (TC), que con carácter de urgencia impugnará las dos leyes, que atenta contra la Carta Magna, y suspenderá de sus funciones a los firnantes, previsiblemente, a la presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell, y al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

Para ir calentando motores y seguir dando pasos en su delirio, Carles Puigdemont acaba de conceder una entrevista a La Vanguardia, donde realiza unas declaraciones incendiarias en las que, entre otras cosas, señala que “todo el mundo sabe íntimamente que esta vez va la vencida”, que tienen las urnas preparadas y a buen recaudo, y que de ninguna manera aceptará una suspensión de sus funciones. Y para echar más leña al fuego, ERC ha proclamado que si se impide el referéndum, orquestarán movilizaciones callejeras, sumámdose así a la misma amenaza que hace unos días espetó la CUP.

Con un 1 de octubre que nos pisa los talones, y con un 2 de octubre –no olvidemos tampoco esa fecha-, imprevisible, el escenario se presenta cada vez que preocupante. Los secesionistas no van a dar marcha atrás, por lo que la pelota está ahora en el tejado de Mariano Rajoy, que ha de responder ya con todas las armas legales que el Gobierno tiene a su alcance, incluido el artículo 155 de la Constitución. Nunca se debería haber llegado a esta situación peligrosa e inquietante, pues durante años los secesionistas han ido articulando su órdago al Estado de Derecho y a la democracia de numerosas maneras, como el control sectario y manipulador de la educación y los medios de comunicación. Y ante eso el Gobierno no fue tomando medidas eficaces que lo contrarrestrasen.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(2)

+
0 comentarios