www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

YA SE PRESENTÓ A ESAS ELECCIONES EN 2005

George Weah, Balón de Oro con el Milan, gana las presidenciales de Liberia
Ampliar
(Foto: Twitter)

George Weah, Balón de Oro con el Milan, gana las presidenciales de Liberia

Lidera el recuento de votos y se presagia una segunda vuelta en los comicios generales.

George Weah fue un delantero completo que despuntó en el PSG y aterrizó en el Milan post-Van Basten para resplandecer como el mejor futbolista africano de la historia. En San Siro llegaría, además, a ser el mejor futbolista del mundo en 1995. Aquel año recibió el Balón de Oro, consagrándose como una estrella del fútbol no sólo en su país, Liberia, sino en todo el planeta. Pero, a pesar de esos galones y de su espectacular puesta en escena en el verde -que contemplaba juego aéreo, remate, potencia, velocidad, astucia y lectura de la posición-, el nacido en Monrovia se propuso hace décadas que su mayor legado perteneciera a la política y no a los campos de fútbol.

El delantero que llegó a Europa de la mano del Monaco asumió la responsabilidad de honrar a su país toda vez que abanonó la práctica profesional del balompié. Su último servicio al fútbol liberiano acontecería en la fase de clasificación para el Mundial de 2002, en la que actuó como futbolista, patrocinador del equipo y entrenador asistente del seleccionador -Philippe Redon- y perderían el billete al torneo de Corea y Japón en la última jornada.

Acto y seguido saltó a lo social, iniciando su incursión política a pequeña escala antes de postularse como candidato a la presidencia del Gobierno del país en 2005. Recién concluida la segunda guerra civil de Liberia formó el partido político conocido como el Congreso para el Cambio Democrático y planteó políticas de corte social, que trataban de apoyar a las clases más pobres y a las víctimas por e conflicto armado. Su carrera electoral le dio para acabar segundo, tras la presidenta Ellen Johnson Sirleaf (primera mujer que llegó a una jefatura de Estado en África).

En aquellos comicios ganó la primera vuelta y en la segunda fue arrollado. Lo flagrante del cambio del voto le llevó a no reconocer los resultados y denunciar fraude electoral, pero los observadores internacionales le quitaron la razón. El nuevo Ejecutivo le respondió aprobando la necesidad de haber cursado estudios superiores como condición para los candidatos a las presidenciales. La ganadora habóia estudiado en Harvad, Weah no. Entonces, se trasladó a Miami para curaas administración de empresas en una escuela de estudios superiores y regresó a su nación para postularse como vicepresidente en la candidatura del nuevo fjefe de su partido. Pero volvieron a perder (2011).

El caso es que Weah siguió trabajando en favor de políticas sociales (es Embajador de Buena Voluntad de Unicef y su labor humanitaria es bien reconocida) y se ganó el escaño de senador en la región de Monserrado. Y ha concurrido a las elecciones presidenciales del pasado fin de semana con garantías de competir por el poder. Y lo ha hecho hasta el punto de haber sido proclamado ganador de los comicios celebrados hace cuatro días.

Personajes del fútbol que le acompañador durante su carrera como Arsene Wenger, entrenador del Arsenal, le felicitaron cuando se propagó la noticia, pero la Comisión Electoral de Liberia desmentiría este miércoles dicho resultado, pues el recuento todavía no ofrecía tal percepción. Pero este jueves sí han alcanzado un grado de comprobación que les ha permitido afirmar que Weah ha ganado. Venció en nueve de las 15 circunscripciones electorales, con el 43,75 por ciento de votos. Su rival más cercano es el favorito, el actual vicepresidente Joseph Boakai, que sólo acumula un apoyo del 25.78 por ciento. Por detrás figuran el exguerrillero Prince Johnson y el tercer candidato según las encuestas, Charles Brumskine.

Este resultado obligaría a celebrar una segunda vuelta, pues en el reglamento electoral del país se establece que sólo será nombrado presidente el candidato que acumule más del 50% de los votos. Por tanto, en noviembre se celebrará una segunda vuelta en la que el ex futbolista de 51 años tratará de culminar su intento por aportar a Liberia desde el plano político. En ese punto se certificará si ha aglutinado el apoyo suficiente para llegar al puesto que se propuso al colgar las botas y pasar a la historia como uno de los protagonistas del primer traspaso de poderes entre dos presidentes elegidos democráticamente en 73 años en su país.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.