www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NOVELA

Giorgio Bassani: El jardín de los Finzi-Contini

domingo 15 de octubre de 2017, 18:27h
Giorgio Bassani: El jardín de los Finzi-Contini

Traducción de Juan Antonio Méndez. Acantilado. Barcelona, 2017. 296 páginas. 20 €.

Por Federico Aguilar

Giorgio Bassani nació en Bolonia en 1916. Pero, como él mismo confesó en varias ocasiones, su venida al mundo en esa ciudad del norte de Italia fue casual. Y añadía que debió nacer en Ferrara, que es de donde proclamaba sentirse. Sin duda, la voluntad venció al azar, pues los nombres de Giorgio Bassani y de Ferrara han quedado indisolublemente unidos. Allí pasó el escritor gran parte de su infancia y primera juventud, y, aunque a lo largo de su trayectoria vivió en otros lugares -hasta fallecer en Roma en el año 2000-, Ferrara es Bassani y Bassani es Ferrara. Y allí, finalmente, reposan sus restos en el cementerio judío.

La novela de Ferrera, de Bassani, es uno de los ciclos novelísticos imprescindibles de la literatura europea del siglo XX. Y especialmente prodigioso es uno de los títulos -pueden leerse de manera independiente- que lo forman: El jardín de los Finzi-Contini, publicado en 1962 y que ese mismo año obtuvo el Premio Viareggio. En 1970, Vittorio de Sica lo llevó al cine, cosechando el filme numerosos reconocimientos como el Oso de Oro del Festival de Berlín y el Oscar a la Mejor película de habla no inglesa. Ahora, la editorial Acantilado recupera la novela en una nueva y excelente traducción. Buen momento para (re)leer esta joya, y sumergirnos en una conmovedora elegía, escrita por Giorgio Bassani en verdadero estado de gracia, en la que lo individual y lo colectivo se entrecruzan en un gran fresco.

El jardín de los Finzi-Contini nos relata, a través de un innominado narrador en primera persona, la historia de una acaudalada familia judía que posee en Ferrara una majestuosa villa, enclavada en medio de un jardín paradisiaco. Los muros de la casa, donde sus habitantes viven recluidos, parecen protegerlos de la terrible locura que se está apoderando de Europa y que la arrastrará a uno de sus más trágicos momentos, con una devastadora guerra y el horror del Holocausto. El narrador, perteneciente a la clase media y también judío, entrará en contacto con la familia de los Finzi-Contini, que desde siempre le ha fascinado, y protagonizará una singular historia de amor con Micòl, hija del patriarca de familia, el profesor Ermanno, quien acogerá al joven en el selecto mundo de la mansión.

La novela comienza con un prólogo que ya es uno de sus aciertos. En él, el narrador nos cuenta una visita a unas tumbas etruscas y cómo ese escenario le impulsa a rememorar sus años en Ferrara, su cementerio judío, y el mausoleo de los Finzi-Contini, en el que solo descansa Alberto, hermano de Micòl. El resto de la familia fue deportado a campos de concentración nazis y, dirá el narrador, “quién sabe si encontraron sepultura alguna”. Ciertamente, no lo sabrá. Pero los Finzi-Contini vivirán para siempre en las páginas de esta extraordinaria obra.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios