www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

UNIDOS CONTRA EL TRILERO PUIGDEMONT

martes 17 de octubre de 2017, 13:16h
En medio de la descomunal crisis que padece el Estado de Derecho en Cataluña, vale la pena subrayar que tanto Ciudadanos como el PSOE...

En medio de la descomunal crisis que padece el Estado de Derecho en Cataluña, vale la pena subrayar que tanto Ciudadanos como el PSOE coinciden en respaldar la aplicación del artículo 155 de la Constitución si Carlos Puigdemont mantiene su cerrilismo cuando se cumplan las 10 de la mañana del próximo jueves.

Mariano Rajoy quiere seguir cubriéndose de razón y se adaptará a las exigencias del artículo 155. Tiene la ventaja de su mayoría absoluta en el Senado pero, además, parece seguro que Ciudadanos y el PSOE se sumarán a esa mayoría absoluta para respaldar la puesta en marcha del artículo 155 que, por cierto, está sin desarrollar. Eso debió hacerse cuando el plan Ibarreche. Cansados de no hacer nada, nuestros políticos dejaron pasar la ocasión y ahora Mariano Rajoy, tras escuchar a Pedro Sánchez y Albert Rivera, aplicará el artículo 155 como estime más conveniente. Son muchos los analistas que coinciden en las mismas palabras: debe ser con contundencia.

El control de la Hacienda, la Educación, los medios de comunicación públicos y los Mossos d’Esquadra forman parte de las primeras medidas que impondrá el Gobierno. Es fácil de prever el conflicto. Las agrupaciones independentistas se lanzarán a la calle para magnificar una protesta política de considerable envergadura. Con el apoyo parlamentario de los partidos constitucionalistas, Mariano Rajoy, que no supo prevenir la situación a tiempo, deberá ahora mantenerse firme ante el fuego graneado que le dispararán desde sectores significativos de la política catalana.

Sin prisas pero sin pausa, el Gobierno de la nación se verá en la necesidad de convocar elecciones autonómicas con la esperanza de que los electores catalanes enderecen la situación. Ya veremos lo que ocurrirá con el órdago que Albert Rivera quiere lanzar, por la mano de Rajoy, sobre el tapete político de Cataluña.