www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Rumbo a Bonn para cuidar nuestra casa

viernes 03 de noviembre de 2017, 20:20h

En los próximos días alrededor de representantes de 200 naciones, convocados por las Naciones Unidas, se encontraran en Bonn para deliberar sobre los desafíos que enfrenta la humanidad frente a la gran amenaza del cambio climático, ya que se vienen registrando año a año aumentos en las emisiones contaminantes a escala planetaria. Se evaluarán los avances registrados desde el Acuerdo de Paris del 2015; desde ya que no es alentador que el presidente Trump haya decidido no asumir ningún compromiso de reducción de emisiones contaminantes, a pesar de que las evidencias nos indican cada vez la necesidad de actuar sin más demora, y que los Estados Unidos son el segundo contaminador mundial superado únicamente por China. Los recientes desastres ambientales en el Caribe no han significado ninguna sorpresa para la comunidad científica internacional, que hace ya varios años nos viene alertando con mensajes muy claros: hay que reducir el consumo de combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas) y controlar la deforestación.

La temperatura mundial ya se ubica un grado por encima del promedio de la temperatura en el pasado siglo XX. Los últimos 41 meses correspondientes a los meses de julio ya están por encima de este promedio del siglo XX, esto indica que la tendencia al aumento es claramente sostenida y creciente. Un reciente informe de la National Oceanic and Atmospheric Administration (USA) advierte que la superficie de hielo en el Ártico en el mes de julio de este año estuvo un 16,1 por ciento por debajo del promedio existente en 1981- 2010. Algo similar también viene ocurriendo en la Antártida, donde la superficie cubierta por hielo en el mes de julio fue la mínima desde que se llevan estos registros, además, destaquemos que ya se abrieron grandes grietas con importantes fracturas dando lugar a una gran masa flotante en el mar. Mes a mes sigue aumentando la concentración de gases con efecto invernadero, enfrentamos magnitudes crecientes de muy alto riesgo si deseamos evitar catástrofes como incendios, inundaciones, sequias, desaparición de especies animales y daños a la salud humana.

Existe el compromiso de todas las naciones convocadas por Naciones Unidas de no cruzar la barrera de 450 ppm, si es que se quiere que la temperatura mundial no suba más de 2 grados, lo cual ocasionaría enormes impactos negativos. Desde 1980 la cantidad acumulada de CO2 aumento un 20 por ciento, en la actualidad ya se ubica en 407, es decir nos estamos acercando año a año al límite critico de 450 ppm. Como se observa ya no queda mucho margen de tiempo para actuar decididamente y con eficacia, si no invertimos decididamente ya a escala global, en una rápida reducción de las emisiones contaminantes con nuevas energías limpias y nuevas tecnologías de mayor eficiencia energética, deberemos invertir en poco tiempo mucho más en adaptación y reparación de los daños en todos los continentes y mares. Mientras más demoremos, mayor será el costo ambiental que muchas naciones en desarrollo no podrán afrontar y en muchos casos ni siquiera será reparable.

Tengamos presente el llamado del Papa Francisco quien nos recuerda que “el clima es un bien común, de todos y para todos y que la Tierra es nuestra casa“. Esperemos que en Bonn se concreten avances significativos para cuidar nuestra casa común, ya que como dijo Obama en su reciente paso por Argentina:” Somos la última generación que puede hacer algo por el cambio climático”.

Alieto Guadagni

Economista

ALIETO GUADAGNI es economista graduado en la Universidad Nacional de Buenos Aires, con estudios de postgrado en la Universidad de Chile y Doctorado en la Universidad de California (Berkeley)

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+
0 comentarios