www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DESAFÍO SECESIONISTA

Lío en el Gobierno belga: reprimenda a los que apoyan a Puigdemont

Lío en el Gobierno belga: reprimenda a los que apoyan a Puigdemont

EL IMPARCIAL
lunes 06 de noviembre de 2017, 23:03h
Varios ministros intercambian ataques sobre el caso del expresidente catalán.

Cuando Carles Puigdemont eligió Bruselas para huir y, de paso, internacionalizar el desafío que mantuvo contra el Estado español antes de ser sentenciado por la aplicación del artículo 155, el Gobierno de Bélgica no suponía la polvareda que iba a suponer el caso catalán en el seno de su Ejecutivo. Y es que la coalición que gobierna en el país centroeuropeo roza la salida de esje en estos días a cuenta de la reacciones encontradas de sus ministros sobre el proceso judicial que enfrenta el referente catalanista.

El primer ministro, Charles Michel, ha tenido que llamar a la calma y a la prudencia a sus compañeros de equipo gubernamental. Pero pertenece a una formación minoritaria y francófona frente a la presencia del mayoritario N-VA, nacionalista flamenco y en clara sintonía con el proceso secesionista catalán. Así, el acuerdo que conforman cuatro partidos de centroderecha -pacto cocinado durante cuatro meses en 2014- está sufriendo una crisis sobresaliente con la entrada de Puigdemont en la política nacional belga.

Antes de la llegada del catalán a Bruselas, el secretario de Estado de Asilo e Inmigración, Theo Franken, ya le había ofrecido la posibilidad de pedir asilo en Bélgica al huido de España. Entonces, Michel aseguró que su Gobierno no iba en esa línea. Pero las reacciones no ha cesado de multiplicarse, con distinto signo. Así, este mismo lunes se ha pronunciado el presidente de la N-VA, Bart De Wever. Lo ha hecho para apoyar al viceprimer ministro y ministro del Interior, Jan Jambon, quien criticó la gestión de Rajoy en la crisis catalana.

"El Gobierno español está ocupando el lugar de un Gobierno catalán encarcelado y elegido democráticamente", explicó en el canal VTM el dirigente flamenco, en una comparecencia realizada este domingo. "Me pregunto a qué espera Europa para pronunciarse. Si lo mismo pasara en Hungría o Polonia, habría reacciones", explicó en un ataque a la Unión Europa al que ha respondido en esta jornada el ministro belga de Asuntos Exteriores, Didier Reynders. "Lamento que algunos miembros del Gobierno estén haciendo comentarios sobre Cataluña cuando ese no es su papel" y "el alboroto sobre este asunto excede los límites de Bélgica", zanjó el responsable de Exteriores.

Por último, la ministra belga de Energía, Marie Christine Marghem, defendió a la Justicia española: "Está funcionando hasta donde yo sé de acuerdo con los principios democráticos y en ningún caso Bélgica puede mezclarse en los asuntos de un país soberano y democrático". Pero el presidente de la región de Flandes, Geert Bourgeois (N-VA) reaccionó señalando su preocupación por el "silencio de la Unión Europea" respecto a la situación en Cataluña. "La solución es el diálogo", agregó, para redondear la división del Ejecutivo de Bélgica tras el aterrizaje del huracán catalán.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(1)

+
1 comentarios