www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CHAVISMO

Diego Armando Maradona, en Venezuela, se proclama soldado de Maduro
Ampliar

Diego Armando Maradona, en Venezuela, se proclama soldado de Maduro

El ex futbolista argentino ha visitado al régimen chavista.

Diego Armando Maradona tiene al Che Guevara tatuado en el brazo. Además, ha reiterado en múltiples ocasiones la admiración que le genera Fidel Castro y la repulsa que le provocó entrar en el Vaticano y verlo "lleno de oro", cuando jugaba en Nápoles y rememoraba su salida de la villa miseria en la que nació y creció. Pero, por encima de todo, El Pelusa se ha mostrado fiel compañero de Hugo Chávez, del que se consideraba amigo y fanático.

"Estuve en Aló presidente ocho horas y quince minutos sentado, sin tomar café o ir al baño, porque las cosas que te decía te atrapaban tanto que no te daba tiempo a hacer nada. Con el comandante Chávez tengo mucho. El manejaba (conducía). Le gustaba mucho manejar, le sacaba el estrés. Nos fuimos como 180 kilómetros y yo a su lado, escuchando, cruzado de brazos. La pasé muy bien con el comandante. Y recuerdo que lloré mucho (cuando murió). Le tocó a él...a veces Dios se distrae", declaró en 2014.

Ahora, con Nicolás Maduro en la presidencia de Venezuela y en el peor momento de legitimidad del chavismo, Maradona ha vuelto al país caribeño. Este martes participó con jóvenes futbolistas en una exhibición en la que aconsejó a los jugadores incipientes relativas al desempeño de la actividad futbolística. Pero, con las cámaras de la cadena estatal VTV grabando en todo momento, el zurdo legendario no tardó en desviar el acto hacia lo político.

Entonces, el genio del balompié declaró que "somos todos soldados de Nicolás (Maduro), somos todos soldados de la patria grande. Yo vengo a darle mi apoyo a Nicolás". Después de firmar autógrafos a las decenas de aficionados que se agolpaban en el perímetro de la cancha Fuerte Tiuna, la base militar más grande del país, felicitó a Maduro por "jugársela por el pueblo de Venezuela y por haber resistido un montón de embates" de la oposición. "(Maduro) veo que no aflojaste nunca", sentenció.

El dirigente chavista, por su parte, acompañó al argentino y le regaló una fotografía en la que aparecen junto a Chávez. Además, acompañó ese obsequio con una camiesta de la selección nacional de Venezuela, la Vinotinto. "Ponerme esta camiseta significa mucho, por nuestro comandante (Chávez)", dijo Maradona, que también recibió una chaqueta parecida a las que usa el seleccionador.

Sea como fuere, uno de los mejores futbolistas de la historia, polémico fuera del verde y significado políticamente como ninguno de los nombres que le acompañan en la cima de este deporte, señaló que ve "fuerte" a Maduro y que afrontará el viaje de 20 horas de regreso a su casa con energía "en el corazón" tras pisar el territorio que le vio disfrutar con Chávez hace años.

Eso sí, lo que no incluyó en su retórica emotiva Diego Armando es que el lunes firmó un contrato de trabajo que le une a la cadena estatal Telesur para retransmitir el Mundial de Rusia 2018. Lo hizo en Palacio de Miraflores, con Maduro como patrocinador. Este "astro mundial del fútbol" de "pensamiento progresista", en palabras del ministro venezolano para la defensa, Vladimir Padrino López, ya tiene algo más que hacer amén del difuso rol que le regaló la nueva FIFA.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro(s) asociado(s) a esta noticia:

  • Diego Armando Maradona, en Venezuela, se proclama soldado de Maduro

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    6808 | RODRIGO GIL NAVARRO - 09/11/2017 @ 18:37:49 (GMT+1)
    ...VAYA SOLDADO. LO PONEN EN PRIMERA LÍNEA Y SE LA ESNIFA ENTERITA.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.