www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FÚTBOL ESPAÑOL

Polvareda en la FEF: moción de censura a Villar y Larrea, vuelta de Hierro y denuncia
Ampliar

Polvareda en la FEF: moción de censura a Villar y Larrea, vuelta de Hierro y denuncia

Rubiales, el ex presidente de la Asociación de Futbolistas de España, se postula para dirigir la federación.

Luis Rubiales ha hecho oficial el primer paso para acceder a la presidencia de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). Tras desvincularse hace días de su anterior cargo, el de presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), ha anunciado este jueves que tiene la intención de hacer caer a Juan Luis Larrea, el sustituyó del suspendido Ángel María Villar, que todavía no ha dimitido. En esta jornada se ha activado el intento, con garantías, de transición en las riendas del balompié español. Finalmente.

Rubiales encabeza una candidatura que ha confirmado, a través de un comunicado, que "en la tarde de hoy se ha procedido a promover la moción de censura según la hoja de ruta marcada por el presidente del CSD y respaldada de forma unánime por todos los representantes del fútbol español". Ese texto ha sido difundido minutos antes de la reunión que la junta directiva de la RFEF ha mantenido en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas (Madrid).

El que fuera defensor de los derechos de los futbolistas profesionales y amateurs fue sustituido el martes pasado como cabeza de dicho sindicato (AFE) por David Aganzo, con el fin de presentar su candidatura a la presidencia de la federación. Segun su testimonio ya habría transmitido su intención al actual presidente Larrea y acudió a la reunión de la directiva de la RFEF de esta jornada para comunicar su pretensión al resto de miembros de la mesa.

Está "convencido" de tener "el apoyo mayoritario" para alcanzar la presidencia federativa, pero no quiso aclarar si de obtener todo ese colchón proseguiría con la formalización de presentación de la moción de censura. Pero, por el momento, ha anunciado que ya ha presentado la moción de censura, justo cuando se cumple el plazo para poder hacerlo, como marca la orden ministerial (ECD/2764/2015) que regula los procesos electorales de todas las federaciones. El artículo 19 de ese artículo especifica que "no podrá presentarse durante los seis primeros meses de mandato, ni cuando resten entre seis meses y un año hasta la fecha a partir de la cual pueda realizarse la convocatoria de elecciones, circunstancia a determinar por las normas federativas".

De esta manera, el presidencte de AFE desde 2010 y reelegido a principios de julio para un tercer mandato ha dado el paso para borrar, de manera democrática, el rastro de un Ángel María Villar que no ha dimitido pese a estar suspendido durante un año en el marco de la "Operación Soule". Y ha efectuado dicho movimiento antes de que el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) se pronuncie sobre el recurso extraordinario del CSD para que se revisara la validez de la suspensión cautelar del proceso y la anulación del voto por correo por irregularidades en las elecciones del 22 de mayo que volvieron a dar el poder Villar.

El mandatario y casi magnate vasco, que fue acusado de ser "consciente de que los presidentes regionales son capaces de aglutinar los votos de clubes de divisiones inferiores y del colectivo no profesional, ha concedido beneficios a algunos de los presidentes de las federaciones en cuyo ámbito no tenía asegurado el apoyo, disponiendo del patrimonio ajeno y que administra de la RFEF", según el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, empezaría a atisbar la conclusión, en la práctica, de su era.

Si Rubiales termina por formalizar su moción de censura a Larrea, el dirigente colocado por el CSD, se abriría un procedimiento de cinco pasos desde su oresentación hasta su votación, según pauta la orden ministerial (ECD/2764/2015) que regula los procesos electorales en las federaciones. Bajo el paraguas de la exigencia del apoyo de al menos la tercera parte de la Asamblea y la aprobación por mayoría absoluta, se despliega un recorrido que pasa por estos epígrafes:

- La moción de censura ha de ser propuesta y presentada por, al menos, la tercera parte de los miembros de la Asamblea General y habrá de presentar, necesariamente, a un candidato a la Presidencia de la Federación.

- La presentación de la moción de censura se ha de dirigir a la Junta Electoral federativa, que resolverá lo que proceda en el plazo de dos días hábiles.

- Cuando se acuerde la admisión a trámite de la moción, el presidente de la Federación convocará a la Asamblea General en un plazo no superior a cuarenta y ocho horas, a contar desde que le sea notificada la admisión. La reunión de la Asamblea General que debatirá sobre la moción de censura se celebrará en un plazo no inferior a quince días ni superior a treinta días, a contar desde que sea convocada.

- Una vez convocada la Asamblea Extraordinaria para el debate y votación de la moción de censura, y dentro de los diez primeros días siguientes a esa convocatoria, podrán presentarse mociones alternativas. En ningún caso la moción de censura alternativa podrá ser suscrita por quienes hayan promovido la inicial.

- El acto de la votación, que deberá ser secreta, seguirá idénticos parámetros que los previstos para la elección de Presidente. Para que la moción de censura prospere y cese de forma automática el Presidente, se requerirá que, sometida a votación, sea aprobada por la mayoría absoluta de los miembros de la Asamblea General.

Además, si la moción fuer aaprobada, el candidato electo permanecería en la presidencia hasta que concluya el período de mandato del anterior dirigente. Y si, por el contrario, la moción resultase rechazada, la candidatura vencida no podrá presentar otra moción en el plazo de un año. Por último, se estipula que la web de la RFEF publicará la presentación de la moción de censura y de la fecha de convocatoria de la Asamblea General, así como del resultado. Y los resultados del proceso podrán ser recurridos ante el Tribunal Administrativo del Deporte en el plazo de cinco días hábiles.

Pero los Estatutos de la RFEF no siguen el criterio de la orden ministerial en lo relativo a la mayoría para la aprobación de la moción, en los que se fija una mayoría de dos tercios (artículo 27.2) para que su aprobación. Esta discrepancia ha conllevado ya un cúmulo de conflictos que acaban en el Tribunal Supremo o la Audiencia Nacional, con el CSD como cortapisa legal a la federación.

Finalmente, se ha hecho público que la la junta directiva de la RFEF ha vuelto a reclutar a Fernado Hierro como director deportivo del organismo, el cargo que ocupó entre 2007 y 2011, cuando la selección española triunfó en la Eurocopa de 2008 de Austria y Suiza y en el Mundial de Sudáfrica 2010. El ex futbolista malagueño posee un masivo apoyo en el vestuario gracias a su experiencia previa como nexo con los despachos. Y este jueves también se ha conocido que el PSOE ha denunciado a la federación ante la Agencia Tributaria por la exención del pago de impuestos y ante el Consejo Superior de Deportes para que se le aplique la ley de transparencia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.