www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

POR LIBRE

21-D: la campaña electoral más sucia

Joaquín Vila
x
directorelimparciales/8/8/20
domingo 03 de diciembre de 2017, 19:50h

Como dice el refrán, “el que nace lechón muere cochino”, que en el caso catalán se traduce en que los secesionistas van a actuar en la campaña electoral como siempre lo han hecho: con mentiras, trampas, emboscadas y con la manipulación permanente de los dirigentes amplificada por TV-3, el medio de comunicación más sectario jamás visto.

Junqueras y Puigdemont han disparado primero con la sucia mentira de cuestionar la limpieza del recuento electoral, anunciando un pucherazo ante la posibilidad de que sus partidos se estrellen en las urnas. Lo que remitiendo de nuevo al refranero significa que “cree el ladrón que todos son de su condición”. Porque nunca en Occidente se han contado las papeletas de unas elecciones con tanta opacidad como el ya célebre 1-O.

Rajoy y Rivera, sobre todo, o Albiol y Arrimadas ya saben (porque nadie sabe dónde están Sánchez e Iceta) que los separatistas van a boicotear sus mítines, manipular sus declaraciones, manchar su imagen e insultarles sin tregua. El artículo 155 ha apaciguado los ánimos en Cataluña, pero que nadie dude que en la campaña electoral que ahora empieza oficialmente, las hordas separatistas saldrán de las alcantarillas para volver a tomar la calle con la intención de silenciar o retorcer los mensajes de los partidos que se enfrentan a la secesión. De momento, han colgado en un puente unos monigotes bocabajo con los logotipos de Ciudadanos, PP y PSC. Tal y como aparecieron los cadáveres de Mussolini y Petacci en Milán. Por fascistas. Y el día anterior, han intentado incendiar en Mataró la casa de una familia por tener una bandera española en el balcón. Por fascistas.

Los dirigentes de ERC, Juntos por Cataluña y la CUP multiplicarán las provocaciones para lograr las portadas de los medios de comunicación, que, como pardillos, tan a menudo caemos en la trampa. Porque una memez de Puigdemont suele convertirse en la noticia del día. Una confesión de un Junqueras arrodillado ante el 155 se traduce en un valiente alegato a favor del derecho a decidir. O una algarada de la CUP es vista como una manifestación a favor de la democracia, que para eso están, además de TV-3, la Cuatro y la Sexta, y un puñado de periódicos digitales, dispuestos a llamar la atención con tal de lograr unos usuarios de debajo de las piedras, los mismos que “pulverizan” sus audiencias cada mes a base de lectores virtuales, los robots rusos o americanos pagados a golpe de talonario.

Se avecina una lucha barriobajera, una campaña llena de sobresaltos, porque los separatistas no están dispuestos a ser derrotados, como empiezan a temer. De momento, Rajoy y Rivera han advertido a sus militantes que lleven las papeletas desde casa, no vaya a ser que en algunos colegios electorales se “agoten” las de sus partidos.

Se avecina una guerra sucia, sin cuartel. Los separatistas juegan en casa, cuentan con infinidad de Ayuntamientos afines, con sus respectivos colegios electorales tomados por esteladas y segadores. Intentarán, ellos sí, que voten los muertos, colar papeletas a puñados, amedrentar a los sospechosos de no ser secesionistas o amenazar a los compromisarios de los otros partidos en el recuento de papeletas. ¿Y dónde estarán los mossos? Donde siempre.

Porque no hay que fiarse ni un segundo de aquellos que han destrozado Cataluña haciendo creer a sus seguidores, que el paraíso estaba al alcance de la mano. Ahora les convencerán de que si no les votan, España va a seguir robándoles y vejándoles. Albiol y Arrimadas (porque Iceta se esconde en la burbuja federal) van a luchar contra una legión de tramposos armados hasta los dientes. Comienza la campaña electoral más sucia jamás vista.

Joaquín Vila

Director de EL IMPARCIAL

JOAQUÍN VILA es director de EL IMPARCIAL

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (14)    No(0)

+
0 comentarios