www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ORIENT EXPRESS

El mensaje de Navidad del Rey

Ricardo Ruiz de la Serna
x
ricardo_ruiz_delasernayahooes /22/22/28
lunes 25 de diciembre de 2017, 20:01h

El mensaje de Su Majestad el Rey de este año confirma lo que pudo verse el pasado 3 de octubre: D. Felipe es el líder más importante que tiene hoy España ante la ofensiva separatista. En pleno intento de golpe de Estado él quien inspiró a los centenares de miles de personas que salieron a las calles en defensa de la unidad de España. Pocos días después de las elecciones catalanas, en las que los constitucionalistas han obtenido más votos que los separatistas, transmitió un mensaje de confianza en el futuro de nuestro país que resulta necesario ante el aparente desánimo de los defensores de la unidad de España.

En efecto, la aplicación de la ley D´Hondt ha dado a los separatistas una representación que no se corresponde con el número de votos obtenidos. Por otra parte, el hundimiento del Partido Popular en Cataluña -fruto de años de malas decisiones, errores y abandonos- no queda compensado por el crecimiento heroico de Ciudadanos. El Partido Socialista de Cataluña, cada vez más distanciado del PSOE, ha dado muestras de una ambigüedad que solo puede intranquilizar a los socialistas defensores de la unidad de España. El aparato propagandístico de los separatistas, que ha quedado intacto tras la aplicación del art. 155 de la Constitución, sigue incitando al odio contra España y los españoles. Carles Puigdemont, prófugo de la Justicia, goza de la protección de los nacionalistas flamencos y ha obtenido un resultado mejor que Oriol Junqueras.

En estas circunstancias, el mensaje del Rey ha llamado, de nuevo, a los valores que deben inspirar la vuelta a la normalidad que los separatistas dinamitaron: ”[…] a lo largo de todos estos años de convivencia democrática, los derechos y libertades, el progreso y la modernización de España, y también su proyección y relevancia internacional, han ido de la mano. Y todo ese gran cambio, todo ese gran salto sin precedentes en nuestra historia, ha sido posible gracias a una España abierta y solidaria, no encerrada en sí misma; una España que reconoce y respeta nuestras diferencias, nuestra pluralidad y nuestra diversidad, con un espíritu integrador; una España inspirada en una irrenunciable voluntad de concordia”.

El Rey ha subrayado una de las grandes líneas de fuerza del discurso constitucionalista a lo largo del tiempo: “la historia de la España que juntos hemos construido es la historia de un gran triunfo de todos los españoles. Una España a la que no debemos renunciar, que debe ilusionar y motivarnos, y que debemos seguir construyendo, mejorándola, actualizándola, sobre la base sólida de los principios democráticos y los valores cívicos de respeto y de diálogo que fundamentan nuestra convivencia. Unos principios y valores que, como hemos comprobado incluso en este año 2017, están profundamente arraigados en nuestra sociedad, en la vida diaria de nuestros ciudadanos, y tienen raíces muy hondas en las conciencias y en los sentimientos de los españoles. Mucho más de lo que nos podíamos imaginar”.

Creo que esa última frase –“mucho más de lo que nos podíamos imaginar”- tiene una gran importancia. Es el reconocimiento de una sorpresa que debe movernos a la esperanza y la confianza en el futuro: hay millones de españoles dentro y fuera de Cataluña que quieren la unidad de España. Son ellos quienes salieron a las calles los días 7 y 8 de octubre. Han sido ellos quienes han plantado cara a unos separatistas que, hasta este año, dominaban el discurso público en Cataluña. Ellos son esa “España silenciada” que alzó su voz para oponerse a los golpistas. En esa sorpresa, late el futuro.

El pasado ya lo conocemos: “el camino no puede llevar de nuevo al enfrentamiento o a la exclusión, que –como sabemos ya– solo generan discordia, incertidumbre, desánimo y empobrecimiento moral, cívico y –por supuesto– económico de toda una sociedad. Un camino que, en cambio, sí debe conducir a que la convivencia en el seno de la sociedad catalana –tan diversa y plural como es– recupere la serenidad, la estabilidad y el respeto mutuo; de manera que las ideas no distancien ni separen a las familias y a los amigos. Un camino que debe conducir también a que renazca la confianza, el prestigio y la mejor imagen de Cataluña; y a que se afirmen los valores que la han caracterizado siempre en su propia personalidad y le han dado los mejores momentos de su historia: su capacidad de liderazgo y de esfuerzo, su espíritu creativo y vocación de apertura, su voluntad de compromiso, y su sentido de la responsabilidad”.

Hay pues, en el mensaje del Rey, una confianza en España y los españoles que desafía al derrotismo de los últimos días: “Sintámonos, sin complejos, orgullosos de todo lo que hemos conseguido porque es mérito de todos; confiemos en lo que siempre nos ha unido, en lo que somos, tal y como somos, y sobre todo en lo que podemos alcanzar juntos con una fe firme en nuestras convicciones y en nuestras capacidades. Si seguimos por ese camino, si lo hacemos así, y con todas nuestras energías, yo estoy convencido de que el año que viene –y los que vendrán después– serán mucho mejores. Sin duda”.

El Rey se ha convertido en el valladar de la unidad de España frente a los intentos de romperla. Sus dos mensajes afirman la defensa de la Constitución y el futuro que se abre desde la unidad y el esfuerzo en común. De ahí que los ataques contra él se hayan redoblado desde las filas de los separatistas y sus amigos. La Jefatura del Estado, sin embargo, no puede reemplazar la importancia de una eficaz y firme acción del Gobierno para defender la ley y el orden constitucional. Esto es lo que viene fallando en Cataluña desde hace mucho tiempo y lo que debe corregirse.

Ojalá la firmeza y la confianza del Rey se vea correspondida por quien dirige la política interior y exterior, la Administración civil y militar y la defensa del Estado, es decir, por el Gobierno.

Ricardo Ruiz de la Serna

Analista político

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(1)

+
0 comentarios