www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NOVELA

Antonio Manzini: Sol de mayo

domingo 31 de diciembre de 2017, 13:16h
Antonio Manzini: Sol de mayo

Traducción de Julia Osuna Aguilar. Salamandra. Barcelona, 2017. 352 páginas. 19 €. Libro electrónico: 11,99 €.

Por Cora Cuenca Navarrete

Coincidí por primera vez con el subjefe de policía, -que no comisario-, Rocco Schiavone en una calurosa tarde de este último verano. Al pobre desgraciado lo acababan de trasladar desde su adorada Roma natal a la comisaría de la fría Aosta, ciudad situada en el corazón de los Alpes italianos cuyas fronteras coquetean con los límites de Suiza y Francia. Desterrado y condenado al ostracismo por sus dudosos métodos como agente del orden, Rocco tardó en adaptarse al nuevo entorno que la mala suerte le había asignado, y sus nuevos compañeros en la comisaría, se armaron de paciencia para lidiar con aquella criatura malhumorada que arrastraba su oscuro pasado y su alma sangrante por los nevados rincones de la ciudad.

Nueve meses, algún que otro caso resuelto con éxito y doce pares de zapatos Clark’s más tarde, Schiavone parece haber aprendido a tolerar la ciudad y a los policías de la jefatura aostana, quienes, por su parte, ya comienzan a comprender la particular manera de proceder de su superior. Y en cuanto al lector, que se enamoró de la ácida ironía del personaje de Antonio Manzini allá por las primeras páginas de La pista negra, encontrará en esta última entrega al mejor Rocco Schiavone envuelto en una compleja trama plagada de escenarios y de personajes de lo más variado. Sol de mayo proyecta una brutal denuncia a la corrupción de la sociedad italiana en su totalidad a través de ese John Blacksad antropomorfo que es el subjefe de policía Schiavone y de todos los personajes, tanto los nuevos como los ya conocidos, que lo acompañan.

Con la colaboración de sus camaradas de Roma y de los fieles policías de la jefatura, el protagonista se verá esta vez en la necesidad de enfrentarse a su pasado para resolver el asesinato de una vieja amiga romana, acribillada a tiros en su apartamento de Aosta con balas que en realidad llevaban el nombre de Rocco impreso.

Así las cosas y sabiéndose perseguido por un fantasma, Schiavone recorrerá los distintos estratos de la sociedad italiana persiguiendo respuestas, en un dantesco peregrinaje a través de aguas contaminadas por la oscura avaricia de los personajes. Entre todos ellos, mafiosos rehabilitados, empresarios corruptos y peligrosos presidiarios, supondrán una “tocada de cojones de máximo nivel” para un Rocco que además debe lidiar con la búsqueda de un nuevo apartamento para él y su nueva mascota, Loba, y con la dificultosa y cambiante naturaleza de las mujeres que le rodean.

Con Sol de mayo, Manzini da otra vuelta de tuerca a la personalidad del subjefe, colocándolo en situaciones íntimas que le permitirán mostrar su faceta más cálida y vulnerable, huyendo del estereotipo diseñado por la industria hollywoodiense en sus años dorados. De esta forma, Rocco Schiavone se rebela contra la simpleza de lo maniqueo a la vez que reivindica como sólo él sabe la necesidad de mantenerse recto en un mundo que va a la deriva.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios