www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CONFIRMAN DE ESTE MODO EL CRITERIO DEL JUEZ LLARENA

El Tribunal Supremo mantiene en prisión a Junqueras

El Tribunal Supremo mantiene en prisión a Junqueras
Ampliar
(Foto: Efe)
viernes 05 de enero de 2018, 12:46h
Los magistrados creen que persiste el riesgo de reiteración delictiva.

El Tribunal Supremo, que celebró el jueves la vista del recurso que Oriol Junqueras presentó contra su situación de prisión preventiva, ha decidido denegar su salida en libertad ante el riesgo de reiteración delictiva.

Los magistrados Miguel Colmenero, Alberto Jorge Barreiro y Francisco Monterde, quienes han revisado el recurso, consideran de forma unánime que Junqueras podría reincidir en los graves delitos por los que se le investiga, como es el de rebelión.

De este modo, confirman el criterio del juez Pablo Llarena, encargado del caso seguido en el alto tribunal por el procés hacia la Declaración Unilateral de Independencia, un criterio con el que también coinciden el fiscal y la acusación popular ejercida por el partido Vox. Y así, rechazan su recurso contra el auto del pasado 4 de diciembre que confirmó su situación de prisión provisional sin fianza.

Y lo hacen mediante otro auto, del que ha sido ponente el magistrado Miguel Colmenero, que destaca que defender la opción política de independencia de una parte del territorio nacional es legítimo, pero que esa posición ha de propugnarse sin cometer delito alguno. "No puede hablarse de presos políticos", resaltan en ese sentido sobre los encausados en este sumario.

Lo que se investiga es si Junqueras, dice el auto, lideró un plan de declaración unilateral de independencia en contra de las resoluciones del Tribunal Constitucional, y se alzó contra el Estado español, contra la Constitución, contra el Estatuto de Autonomía y contra el resto del ordenamiento jurídico. Ese comportamiento constituye "un hecho ilegítimo, gravísimo en un Estado democrático de derecho".

Indicios

El auto señala que los indicios sitúan a Junqueras defendiendo la declaración de independencia fuera de cualquier vía de Derecho y anunció la firme voluntad de incumplir las decisiones del Tribunal Constitucional, incitando, junto al resto de partícipes en el plan, a sus partidarios a movilizarse en la calle y forzar al Estado a aceptar la independencia. Ello suponía asumir y aceptar "previsibles y altamente probables episodios de violencia para conseguir la finalidad propuesta", actos que efectivamente se produjeron.

En ese sentido, la resolución recuerda los actos de violencia de los días 20 y 21 de septiembre contra una comisión judicial en la Consejería de Economía de la Generalitat, así como el llamamiento a depositar el voto a miles de personas y abrir los colegios electorales para el referéndum ilegal del 1 de octubre pese a conocer que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado tenían la obligación de impedirlo en cumplimiento de las leyes vigentes.

La Sala indica que no consta que Junqueras haya participado ejecutando personalmente actos violentos concretos, ni que diera órdenes directas en tal sentido, pero "mediante la defensa pública de la independencia unilateral y fuera de toda consideración y respeto a la ley vigente en el Estado del que Cataluña forma parte", ha incitado a los ciudadanos a ello.

Sobre su derecho a participar en las elecciones y en la formación de un nuevo Govern, el Supremo destaca que este último es un derecho básico en democracia, pero que su efectividad no puede dejar sin efecto las consecuencias propias de un proceso penal, menos aún cuando se incoa imputando delitos muy graves. Además, recuerda que Junqueras ya sabía cuando concurrió a las elecciones que existía este proceso penal y que ello podría limitar su actividad política en algún aspecto.

En cuanto al riesgo de reiteración delictiva, la Sala señala que la apuesta por el diálogo de la que Junqueras habla en su recurso "solamente se ha pretendido o planteado como referido exclusivamente a la forma en la que el Estado español pudiera prestarse a reconocer la independencia de Cataluña". "El ofrecimiento de esa clase de diálogo o la invocación de la bilateralidad en esas condiciones (...) no puede valorarse como un indicio de abandono del enfrentamiento con el Estado", indica el auto.

Presunción de inocencia

Junqueras, que se encuentra en la prisión de Estremera (Madrid) desde hace más de dos meses acusado de sedición y rebelión, se ha referido en su perfil de Twitter a la resolución del Tribunal Supremo: "En estos días que vendrán -afirma Junqueras- manteneos fuertes y unidos, transformad la indignación en coraje y perseverancia, la rabia en amor". "Pensad siempre en los otros -añade el líder de ERC-, en lo que tenemos que rehacer" y "persistid porque yo persistiré. Gracias por todo vuestro apoyo. Os quiero", finaliza

Su abogado, Andreu Van den Eynde, ha lamentado la decisión del Tribunal Supremo y ha afirmado que "la presunción de inocencia cotiza a la baja". En un mensaje en Twitter, Van den Eynde ha lamentado que el Tribunal Supremo no haya aceptado su recurso para que Junqueras pueda abandonar la prisión de Estremera, en la que el líder de ERC lleva dos meses encarcelado.

"La presunción de inocencia cotiza a la baja. #junqueras", ha indicado el abogado, que el pasado miércoles ya anticipó que si se descartaba excarcelar al exvicepresidente de la Generalitat solicitarían su traslado a una cárcel catalana para que pueda asistir a los plenos del Parlament, tras revalidar su escaño como diputado en las elecciones del pasado 21D.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

Foro(s) asociado(s) a esta noticia:

  • El juez mantiene en prisión a Junqueras

    Últimos comentarios de los lectores (2)

    7166 | FRANCISCO VELASCO NEVADO - 06/01/2018 @ 13:06:55 (GMT+1)
    CHICLES PEGAJOSOS Hablo de chicles y me acuerdo de su santa madre. Me viene a la cabeza el de Taragoña y la sangre me hierve. Busco relaciones del nombre y las hallo en el separatismo golpista y golpeador de Cataluña. Añado al chicle el especificativo de pegajoso y me aparecen Rufián y Tardá como fantasmones de proa y popa. Estos chicles ni siquiera son masticables. Más que gomas de mascar reciclables, son engrudo imposible de eliminar con los habituales procedimientos de limpieza. No dan más de sí y menos de no. Tal su zafiedad mental y su autocomedura de coco, que a sus conmilitones presos por sediciosos y malversadores les vienen a denominar rehenes. En este sinsentido político, no cabe sino enseñarles el catón del raciocinio y una fórmula sencilla de lectura comprensiva. Después de esos preliminares, explicarles que tanto los chicles encarcelados como los fugitivos son unos presuntos delincuentes y criminales. Y lo son porque han activado un plan organizado para la rebelión, porque han incitado a la violencia, porque desde su poder institucional han puesto en peligro a millones de españoles y porque, con dolo, se están ciscando en nuestro Estado de Derecho. A estos mendas, Rufián y Tardá, hay que invitarles a que hagan uso de su valentía, si saben lo que ese concepto comporta. Si están convencidos de que los jueces del Supremo prevarican, que lo digan y señalen con nombres y apellidos. Que dejen de esconderse tras el cortinón deshilachado de la libertad de expresión. Que por muy chicles que sean y por costosa que sea su eliminación del pavimento patrio, algún día la ley les dará para el pelo. Que para cristianos, pacientes, cívicos y democráticos, los cuarenta y tantos millones de españoles hartos ya de estos jilis viscosos.
    7160 | FRA - 05/01/2018 @ 12:53:34 (GMT+1)
    EL CHICLE PUIGDEMONT Estiro, contraigo. Estirado, reducido, contrahecho. El chicle se masca y masca hasta el amasijo informe final. Amasijo de asco. Puigdemont está llegando a la cumbre de la golosina chiclera convertida en goma dos. El día menos pensado, la dinamita estallará entre sus manos. Los gases del chicle bruselense pueden ser mortales. El prófugo es un polvorín en medio de un incendio. El sujeto padece los vapores insanos del garrafón ingerido. De tan desnortado, no advierte que su estrategia de guarrillas –que no de guerrillas- acabará con su coartada. Hasta tal punto estúpido que confía en que los jueces españoles se sometan a las exigencias de Rajoy. Como si los tribunales de justicia fuesen chicles pisoteados. Puigdemont está echando los cadáveres políticos de su banda separatista en el pozo de aguas turbias de su codicia desmedida. Por mucho lastre que adhiera a los hombros y a la cintura de sus muertos, éstos no tardarán mucho en emerger. Aunque se alíe con el santón Junqueras, con la rasputina Colau o con el arcángel cupGabriel. El destino de los facinerosos pandilleros está marcado. Tarde o temprano vuelven al lugar del crimen. En ese momento, el chicle sale a la luz.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.