www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 18: BARCELONA 3 LEVANTE 0

El Barcelona gana al Levante, bostezando, y defiende su liderato | 3-0

El Barcelona gana al Levante, bostezando, y defiende su liderato | 3-0

domingo 07 de enero de 2018, 18:04h
El gol de Messi que abrió el marcador condicionó el envite. Por M. Jones

El Barcelona volvió al ejercicio en Liga y en este 2018 recibiendo a un Levante rocoso. Las bajas y la tesitura permitieron a Ernesto Valverde apostar por un planteamiento que contempló la pareja de centrales Mascherano-Vermaelen y el doble pivote conformado por Rakitic y Paulinho. Además, Dembèlè acompañaría a Sergi Robero en la renovada banda diestra e Iniesta haría lo propio con Jordi Alba. Precisamente, sería este el perfil que más y mejor usó el coloso para dañar a los visitantes, con Messi fluctuando y actuando como mediapunta.

Sin embargo, los pupilos de Muñiz salieron al verde desacomplejados. Montó el técnico asturiano un muro de cinco piezas en la medular que dejaba sólo en la delantera a Boateng. El ramillete de bajas sensibles (hasta cinco) mermó a los valencianos pero, por el contrario, pusieron el pecho al partido y llegaron a indigestar los primeros 10 minutos al favorito con presiones racheadas y salidas al contragolpe que en ese trecho rondaron la meta de Stegen sin llegar a rematar. La circulación blaugrana tardó en imponerse gracias a la firme y rigurosa atención táctica y al potencial físico de todos los peones incluidos en el ecuador del esquema granota.

Y, cuando más fluido jubaga el Levante, toda vez que había conseguido amarrar al bloque local a un juego en estático que no le es favorable, Lionel Messi frotó su lámpara. En el primer tiro a puerta de su equipo -minuto 12- abrió el marcador. Lo hizo con un golpeo de zurda cruzado y sedoso que no pudo taponar el portero Oier. La Pulga usó su habitual conexión con las incorporaciones de Jordi Alba (herramienta primordial en la construcción en parado) para trazar una pared sin hueco y ejecutar su zurdazo decisivo. Acto y seguido Luis Suárez perdonó una opción clara ante el arquero visitante. Parecería que el gol y la efectividad catalanas habían bloqueado a los valientes levantinistas.

Nada más lejos de la realidad. Boateng, Ivi, Jason y Lerma (que mandó a las nubes la transición más clara) llegaban hasta el área del equipo en ventaja con periodicidiad notable, amortizando lo improvisado del mediocentro local. De hecho, Stegen hubo de intervenir en varias ocasiones para abortar los pases en profundidad y los chuts que le buscaban las cosquillas, con toda la intención, a la espalda del adelantado sistema blaugrana. En definitiva, el Levante se negó a cambiar el gesto y mantuvo su hoja de ruta consistente y puntiaguda, aunque con el paso de los minutos se refutaría su discreta puntería en los metros finales.

En ese monopolio controlador del cuero local y de relámpagos visitantes se desarrollaría un primer acto que acogería síntomas susurrados por Dembèlè. El francés, recién recuperado de una lesión que le dejó fuera 108 días, sólo asomó en una ocasión, desequilibrando y chutando de zurda para la parada de Oier -minuto 18-. Suárez, astuto, se apresuraría a cazar el rechace pero fallaría. Y también lo haría en otro envío que le dejó en posición franca para ampliar la distancia. Poco a poco el juego entre líneas y la apertura vertiginosa hacia las bandas erosionaba el esfuerzo levantino y el portero vasco se veía más comprometido. Messi lanzaría una falta directa y un chut en juego que el guardameta hubo de taponar.

Era el último filtro, el que terminaba sosteniendo a su equipo toda vez que el dominio del Barcelona disolvió la pujanza global de un dibujo visitante que quedó constreñido a replegarse. En ese punto, Mascherano emitiría un pase sensacional y en largo para una de las pocas subidas de Sergi Roberto. El carrilero, tapado por Dembèlè, centró con notable clase para que Luis Suárez, al fin, abanonara su ilidio con los errores y anotara el 2-0 -minuto 38-. Todo un golazo.

Sin un ritmo desborbitado ni una intensidad asfixiante, los culés se irían al descanso con la placidez del que sabe que tiene los puntos en su haber y ya sólo compite por diversión. Las ausencias abrasaron la competitividad del Levante, un conjunto que empató en el Bernabéu y al que sólo dos veces le habían metido más de dos goles en esta Liga. No permitió el gigante crecer al visitante ante la perspectiva de llegar al tercio final del envite con un marcador ajustado. Se ahorró la incertidumbre, refrendando en este sentido su clara diferencia para con el resto de los candidatos al título.

La reanudación alzaría su telón con un intento peligroso de Ivi y una parada de mérito de Ter Stegen, que siempre cuenta con un espacio para lucir cuando su camarín más lo necesita. Ordenó Muñiz una salida de vestuarios ardorosa de sus seleccionados ante la presumible relajación del Barça, y así fue. Pero la anestesia de la combinación horizontal azulgrana cercenó lo estudiado por el cuerpo técnico granota. De hecho, Jordi Alba pediría penalti de Cabaco y Dembèlè, en la izquierda, probó suerte aunque falto de dirección en el minuto 58.

Tanto Barcelona como Levante son equipos que siguen vivos en Copa y que a lo largo de la semana venidera iban a competir en sus eliminatorias, abiertas, de octavos de final. Este hecho y el desplome de las revoluciones que extendió una densidad plomiza sobre todo el césped, sugirieron a los técnicos la ideoneidad de acometer sustituciones previsoras. Así, justo después de que Jason chutara sin éxito, Lerma dejó su lugar a Róber Pier. Y el Txingurri daría la alternativa a Semedo, Andre Gomes y Arnáiz (debutante en Liga) por Dembèlè -desatinado por su falta de ritmo-, Iniesta -secundario e intermitente- y Sergi Roberto.

Ivi se reivindicó como el jugador más enchufado y desbordó de forma continuada desde su banda a pesar de no localizar rematadores a sus centros. Stegen refrescó su trascendencia parando un remate claro de Moore tras el pase lúcido de Lukic que podría haber castigado la complacencia de sus compañeros -minuto 66-. Y Oier también brillaría a falta de 20 minutos: un nuevo pase largo y medido de Mascherano dejó a Suárez en mano a mano con el portero, errando el charrúa sus dos remates. Esta había sido el único chispazo de un bloque culé casi fuera de comparecencia. Nano -por el voluntarioso Boateng- y Samuel -por Jason- completarían los cambios de Muñiz, que seguía pretendiendo anotar, en un derroche meritorio de pundonor.

El enfrentamiento expiraría sin más interés ni atención que evitar lesiones y la búsqueda de los intereses incividuales de cada cual. Vermaelen y Cabaco firmarían buenos rendimientos, al igual que Ivi, Sergi Roberto -como centrocampista desde la entrada de Semedo- y los porteros. La sencillez con la que el Barcelona selló este triunfo, que vuelve a provocar que disponga de un colchón de 9 puntos con respecto a sus perseguidores, no sería rebatible. La segunda parte fue testimonial, resultando el mejor azulgrana sobre el campo, en ese periodo, el meta alemán. Paulinho, sobre la hora, pescaría gtro gol después de la enésima asistencia de Messi.

Ficha técnica:

3 - Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto (Arnaiz, min.85), Vermaelen, Mascherano, Alba; Rakitic, Paulinho, Iniesta (André Gomes, min. 76); Dembélé (Semedo, min.67), Messi y Suárez.

0 - Levante: Oier; Moore, Cabaco, Postigo, Luna; Doukouré, Lukic, Lerma (Rober Pier, min.62), Jason (Samu García, min.82), Ivi; y Boateng (Nano Mesa, min.73)

Goles: 1-0, min. 12: Messi. 2-0, min.38: Luis Suárez. 3-0, min.90+3: Paulinho.

Árbitro: Carlos del Cerro Grande (Comité madrileño). Mostró cartulina amarilla a Lerma (min. 8), Postigo (min.31), Boateng (min. 70) y a Rober Pier (min.84).

Incidencias: Asistieron al partido 56.380 espectadores en partido de la decimoctava jornada disputado en el Camp Nou. Presenció el encuentro en el palco el seleccionar argentino Jorge Sampaoli.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios