www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

POR LIBRE

Rivera se sube a las barbas de Rajoy

Joaquín Vila
x
directorelimparciales/8/8/20
domingo 07 de enero de 2018, 19:24h

Tras la histórica y merecida victoria de Inés Arrimadas en las elecciones catalanas, Ciudadanos se ha convertido en el partido de referencia del mapa político español. Ha aplastado al PP, ha dejado en la irrelevancia al PSOE y en la cuneta, a Podemos. En apenas 11 años de vida, ha derribado el búnker separatista al derrotar a Puigdemont y a Junqueras en su propio terreno. Ha pasado de ser la marca blanca del PP a la espada de Damocles de Rajoy.

Los tres partidos nacionales son conscientes de que el enemigo a batir se llama Albert Rivera. Los tres partidos han quedado con las vergüenzas al aire en Cataluña. El PP se ha chamuscado tras tanto tiempo de amagar y no dar, el PSOE de Pedro Sánchez ha pagado ocurrencias como la de indultar a los golpistas y Pablo Iglesias ha quedado como un tramposo al declararse en contra de la independencia en Madrid y apoyar a los separatistas en Cataluña.

En apenas 11 años de vida, Ciudadanos ha pasado de tener 3 escaños en el Parlamento catalán, cuando se estrenó en 2006, a 36 en las últimas elecciones. En el Congreso de los Diputados ahora tiene 32, pero todas las encuestas vaticinan que podría alcanzar al PSOE y al PP de celebrarse hoy nuevos comicios. El partido de Albert Rivera logra su espectacular crecimiento a costa, sobre todo, de los votantes del PP, pero también el PSOE sufre un buen mordisco en su electorado. Mientras, Podemos languidece quedando en cuarto lugar en una posición irrelevante.

Cataluña, en efecto, ha supuesto la rampa de lanzamiento de Ciudadanos. Con una candidata excelente, ha sabido comunicar en tierra hostil un mensaje claro y valiente a favor de la unidad de España y en defensa de la Constitución. Un mensaje que parece haberse extendido al resto de la nación que ve en Ciudadanos a un partido sin complejos, sin lastres de corrupción y con coraje para intentar enderezar el guirigay político protagonizado desde hace tiempo por los grandes partidos.

Al margen de la patochada de firmar el fallido pacto de Gobierno con Pedro Sánchez, Ciudadanos ha acertado al apoyar al PP para gobernar España y la Comunidad de Madrid y al PSOE, en Andalucía. Ha apostado, así, por la estabilidad institucional. No puede Albert Rivera dormirse en los laureles de la equidistancia. Pero el efecto Arrimadas puede llegar lejos ante las mastodónticas y oxidadas estructuras del PP y del PSOE.

A Rajoy le ha salido un adversario peligroso. Pues si hasta ahora contaba con Ciudadanos para todo, ahora tendrá que ceder más que nunca para cumplir su sueño de agotar la legislatura. El presidente del Gobierno sabe que a Rivera ya no le importa que disuelva las Cortes. Incluso, puede estar deseándolo. Y si el Gobierno se queda sin su mejor aliado ya podemos prepararnos para volver a las urnas. Cataluña ha terminado de dinamitar el cuarteado mapa político español.

Joaquín Vila

Director de EL IMPARCIAL

JOAQUÍN VILA es director de EL IMPARCIAL

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (14)    No(0)

+
0 comentarios