www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ETAPA 7

Dakar 2018. Barreda gana la etapa y Carlos Sainz se coloca líder en Bolivia

sábado 13 de enero de 2018, 22:17h
El motociclista catalán se ha lesionado a pesar de su éxito.

El Dakar 2018 ha entrado en Bolivia y lo ha hecho de la mejor manera imaginable para los representantes españoles que disputan la clasificación general. El sábado comenzó con la prueba motociclista. El viaje disponía un trazado condicionado por la dureza del reglamento. Y es que la séptima etapa de esta edición del afamado rally se desarrolló sin que los pilotos pudieran recibir ningún tipo de asistencia para reparar sus vehículos. Tampoco al concluir el recorrido.

Además, se trataba de 425 cronometrados entre La Paz y Uyuni, en una senda de complicada travesía. Allí destacçó Joan Barreda entre las motos y Carlos Sainz entre los coches. El primer alcanzó a ganar la etapa, empleando un tiempo de 5 horas, 11 minutos y 10 segundos. De ese modo, el jugador recortó su desventaja con respecto a los punteros. En el podio de su categoría Adrien Van Beveren, que recuperó el liderato, llegó en la segunda plaza (a 2 minutos y 51 segundos) y Kevin Benavides fue tercero (a 8 minutos y 2 segundos).

De esta manera, el español se coloca tercero en la clasificación global, a tan solo 4 minutos y 45 segundos de Van Beveren. Pero, ocurre que Barreda finalizó su exhibición, la que le ha llevado a cosechar su tercer triunfo parcial en este 2018, lesionado. A las molestias que sufría en una de sus muñecas se ha sumado un dolor profundo que emana su rodilla izquierda. El catalán fue directo a la enfermería tras cruzar la meta.

Todavía se desconoce el alcance de su lesión, por lo que su continuidad en la prueba está en el aire. Barreda había arrasado en los dos primeros parciales de la prueba de este sábado, llegando a sacar 11 minutos a su compañero Benavides, pero se fue al suelo en el último tramo. Aún así, su rendimiento en los tramos iniciales fue tan bueno que le permitió ganar la ronda del día a pesar de haber cedido tiempo por el incidente que pone en jaque su seria candidatura al título. Arriesgo y ganó, otra vez.

La lluvia también influyó en el desempeño y las estrategias de todos, pues las rutas quedaron embarrados y se tornaron resbaladizas. Además, la navegación en el altiplano boliviano se complica en esas condiciones. Así, Pablo Quintanilla sólo pudo ser quinto. Y los españoles Jonathan Barragán y Gerard Farrés cruzaron la línea de meta en undécima y duodécima plaza. Pero, este no es más que el primer capítulo de este trecho sin asistencia, pues este domingo habrán de competir en bajo esa soledad en cuanto a ayuda de camino a Tupiza, lugar en el que podrán ser atendidos en caso de problermas mecánicos.

En la categoría de coches salió triunfal Carlos Sainz. El madrileño tenía como objetivo salir de Perú con opciones de competir por la general y lo ha logrado. Y en esta etapa ha confirmado su excelente rendimiento al ganar la séptima etapa y abrir un hueco considerable con respecto al otro favorito en esta suerte de mano a mano que se plantea. El español registró un crono de 4 horas, 49 minutos y 26 segundos, pero su mayor valor fue la mala fortuna de Stéphane Peterhansel.

El francés perdió casi dos horas, víctima de problemas mecánicos y de la falta de asistencia. Cayó en el kilómetro 186, cuando lideraba la etapa y la general. No en vano, marcó el mejor tiempo en los tres primeros puntos de cronometraje del recorrido. Una ruptura en su rueda izquierda trasera, contra una roca, le llevó a tener que esperar a la llegada de su compañero Cyril Despres. La maniobra por la que intentó adelantar a una moto le salió muy cara.

Ahora, Sainz es líder, con una hora y 15 minutos de distancia sobre sus perseguidores. A falta de siete etapas. Este sábado le siguieron la estela Giniel De Villiers (a 12 minutos y 5 segundos) y el qatarí Nasser Al-Attiyah (a 14 minutos y 19 segundos). En consecuencia, el equipo Peugeot tiene en el madrileño a su principal baza, pues Loeb abandonó, Despres rueda muy alejado de la cima -en la cuarta etapa sufrió otra ruptura de una rueda- y Peterhansel se ha bajado del barco en esta fecha.

Pero el español no quiere dejar discurrir la ilusión y se muestra prudente, escéptico con la bonanza actual. "Para nosotros es importante pasar el día a día sin problemas. Queda tantísimo que cualquier día puede llegar una sorpresa", ha avanzado ante los micrófonos para sentenciar que "es un rally que está siendo muy duro y hay que ir con un ritmo adecuado, porque si vas muy despacio también puedes cometer un error". Ganador en 2010, esta es, quizá, su mejor ocasión para reeditar el prestigioso título.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.