www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BALONCESTO

NBA. Durant y los Warriors vuelven a someter al mejor LeBron James

martes 16 de enero de 2018, 20:50h
Además, la vuelta de Chris Paul a Los Ángeles concluyó con escaramuza.

El elemento diferencial entre las plantillas de Golden State Warriors y Cleveland Cavaliers se llama Kevin Durant. Esta sospecha, que vino a ser refutada en las pasadas Finales, ha sido corroborada en las dos citas en las que los dos máximos aspirantes al anillo se han enfrentado este curso. Ya en Navidad los de Oakland le hurtaron a LeBron James un triunfo que hubiera relanzado a los suyos. En la pasada madrugada volvió a ocurrir, aunque en esta oportunidad dolió más para el jugador de Akron, canddado a MVP. Porque perdió en casa, con claridad y al tiempo que son terceros en la Conferencia Este (a siete partidos del líder Boston).

'Durantula' firmó una tarjeta de 32 puntos, ocho rebotes y tres asistencias. Pero, lo que le destacó como el factor diferencial es su capacidad paradesbordar al repliegue ajeno. En los momentos trascendentes. El triunfo de los vigentes campeones por 108-118 se fraguaría con 16 puntos en el tercer cuarto del ex jugador de Oklahoma City. A él se aliaría una versión templada de Curry -resplandeciente desde que volvió de su lesión de tobillo-, con 23 puntos, ocho pases de canasta y dos robos.

El triunfo encadenado número 13 de los Warriors a domicilio -a uno de la mejor marca en la historia de la franquicia- les desja como líderes absolutos de la Conferencia Oeste. Su récord es ya de 36-9, constituyendo la mejor marca de la liga después de haber tomado el Quicken Loans Arena. Los Cavaliers, por su parte, siguen ahondando en su crisis. Llevan cuatro derrotas consecutivas y la incorporación de Isaiah Thomas no termina de carburar.

El que fuera base determinante de los Celtics no pudo con Curry, aunque aportar 19 puntos y cuatro asistencias. De hecho, su estádistica evidencia la incomodidad en su inclusión dentro dels istema de Lue. Fue taponado en varias ocasiones, trompicó la petrendida agilidad en la circulación de los de Ohio y marró 13 de 21 tiros de campo, firmando un pírrico 1 de 7 desde el triple. Y tampoco Kevin Love, la otra pata del nuevo Big Three, venció el pegajoso marcaje coral oponente. Sólo aportaría 17 puntos y siete rebotes y ni él ni Tristan Thompson compitieron en la pintura.

Así, un día más quedó sólo LeBron James para arrastrar la floja defensa de su equipo con otra actuación sensacional. El King firmó 32 puntos, capturó ocho rebotes y repartió seis asistencias. Pero su excepcional rendimiento individual no alcanzó a meter en la dinámica certera a los secundarios. Kyle Korver, el triplista referencial, no emergería. Ni tampoco J.R. Smith, Jeff Green, Wade (10 puntos) o Crowder. A día de hoy, los Cavs no poseen ni ritmo ni ajustes para taponar el torrente de juego y armas del coloso californiano.

Y es que los Warriors son los mejores de la NBA en los ratios de puntos, asistencias, tapones y en el acierto en tiros de campo, tiros libres y triples. El esfuerzo colectivo de los visitantes terminaría por hacer claudicar a los locales, con Klay Thompson sumando 17 puntos (3 de 6 en triples) a pesar de estar muy bien marcado. Draymond Green volvería a rozar el triple-doble (11 puntos, 16 rebotes, 9 asistencias y dos tapones) y de la mano de Iguodala representarían la inteligencia defensiva y el tres en uno que no tienen los subcampeones.

La participación de Calderón fue testimonial, toda vez que el duelo quedó resuelto a mediados del último cuarto. Tras la debacle atacante que esclareció la imposibilidad de los locales para jugar de tú a tú a los de San Francisco (fallarían 17 de 19 tiros de campo con el marcador ajustado en el comienzo del periodo definitivo), el extremeño pudo anotar un tiro libre y dar una asistencia. Sea como fuere, los Cavs tiene trabajo. Ya han perdido ocho veces desde la anterior frustración ante los Warriors. Entonces no contaban con Thomas. Ahora sí, aunque al pequeño base le falte todavía ritmo competitivo.

Por último, la noche vivió el regreso de Chris Paul al Staples Center. Era la primera vez que jugaba contra los Clippers en la que fue su cancha. Lo hizo como líder de los Rockets ante el infortunio de James Harden, pero su vuelta concluría con una soprendente derrota (113-102) que mete al sistema entrenador por Doc Rivers en play-offs. La venganza de Lou Williams contra su ex equipo (31 puntos) y la suma de Blake Griffin (29 puntos) fue suficiente para tumbar a los tejanos.

Paul sólo podría acumular 19 puntos, seis rebotes y siete asistencias en un duelo intenso que, amén de constituyir la quinta victoria seguida de los angelinos, representó la nota negativa del día, pues acabaría con cuerpeo en los vestuarios entre integrantes de ambas franquicias. Aún así, la sorpresa notable de la jornada tuvo a los Spurs como víctimas, que cayeron ante el peor equipo de la competición, los Atlanta Hawks.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.