www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ESTADOS UNIDOS

Trump no es un enfermo mental pero es comparado con Stalin por un compañero

Trump no es un enfermo mental pero es comparado con Stalin por un compañero

miércoles 17 de enero de 2018, 22:35h
Parte del país había quedado contreñido al marasmo ante los rumores sobre un posible problema psicológico de su presidente.

El presidente de Estados Unidos no es un enfermo mental. Así lo ha atestiguado el doctor Ronny Jackson, que examinó a Donald Trump y ofreció los resultados de tal prueba en la pasada madrugada. Según el galeno que también se encargó de supervisar la salud de Barack Obama desde 2013, el magnate ha superado el test de Evaluación Cognitiva de Montreal, un sistema de control que permite comprobar si hay problemas mediante una serie de 30 preguntas.

"No tengo ninguna preocupación sobre su capacidad cognitiva", afirmó Jackson sobre el presidente, de 71 años. El doctor realizó la prueba cognitiva al mandatario pro expresa petición del ocupante del Despacho Oval, toda vez que el pasado viernes superó el primer examen médico anual de su presidencia. En definitiva, el encargado de examinar la salud de los presidentes en la nación norteamericana a dado el visto bueno a su paciente y aplacado los rumores.

Está en forma para ejercer su deber, durante el resto de su mandato e incluso durante el resto de otro mandato si fuera elegido" de nuevo en 2020, expuso en una rueda de prensa en la que el médico militar informó que "no veo ninguna razón en absoluto para pensar que el presidente pueda tener ningún problema en absoluto con su razonamiento (...) Su mente es muy aguda, está intacta".

Trump pudo haber solicitado realizar el test de Evaluación Cognitiva de Montreal con el fin de apagar el fuego que le atribuía problemas mentales. Esa hipótesis, que venía arrastrando la reuptación del magnate desde que asumiera la presidencia de EE.UU. el pasado enero, se tornó en polémica sonora después de la publicación, en este mes, del libro "Fire and Fury", que especula sobre su salud mental. Jackson, asimismo, confesó que ningún mandatario le había pedido la realización tal test hasta ahora.

Eso sí, Trump roza la categoría de obeso. Tiene un índice de masa corporal de 29,9, dado que pesa 108,4 kilos y mide 1,92 metros, hecho que ha llevado al doctor a recomendarle el desarrollo de un plan de ejercicio aeróbico "de bajo impacto, que no dañe sus articulaciones". "A él le entusiasma más la parte de la dieta que la del ejercicio, pero vamos a hacer las dos cosas", especificó Jackson al respecto. Y aclaró que si bien su presión sanguínea está en el rango normal, su colesterol es elevado. Para controlarlo, Donald toma un medicamento llamado Crestor y, además, ingiere aspirinas para su salud cardiaca y duerme solamente cuarto horas.

"El presidente tiene unos genes increíblemente buenos", proclamó el médico antes de confirmar que Trumo mantiene "una vida entera sin alcohol ni tabaco", sin adicciones. Los medios que asistieron a la presentación del informe se cuestionaron cómo era posible que su salud cardiaca fuera buena al tener sobrepeso y los hábitos alimenticios publicados (es aficionado a la comida rápida y consume hasta 12 latas de refresco de cola light al día). "Es cuestión de genética", zanjó.

Por otro lado, el magnate se ha topado este miércoles con una feroz crítica emitida desde su propia bancada. El senador republicano Jeff Flake ha denunciado que Trump le recuerda a Stalin en por sus ataques a la prensa. En un discurso realizado en la Cámara Alta, ha expuesto que "ya no podemos combinar los ataques a la verdad con nuestra silenciosa aquiescencia. Ya no podemos hacer la vista gorda o hacer oídos sordos a estos ataques contra nuestras instituciones".

"Un presidente estadounidense que no puede ser criticado, que constantemente debe desviar y distorsionar y distraer, que debe encontrar a alguien a quien culpar, está trazando un camino muy peligroso. Y un Congreso que no actúa como un control sobre el presidente aumenta el peligro", proclamó. "Porque sin verdad ni una fidelidad de principios a la verdad y a los hechos compartidos, señor presidente, nuestra democracia no durará", arguyó antes de soltar su bomba dialéctica.

"Es un testimonio de la condición de nuestra democracia que nuestro propio presidente use palabras infamemente pronunciadas por Joseph Stalin para describir a sus enemigos. "Cabe señalar que tan cargada de malicia era la frase 'enemigo del pueblo', que incluso Nikita Khrushchev prohibió su uso, diciendo al Partido Comunista Soviético que la frase había sido introducida por Stalin con el propósito de 'aniquilar a esas personas' que no estaban de acuerdo con el líder supremo".

Desde la Casa Blanca se ha desacreditado la crítica del senador republicano atacándole por tratarse de un político, ha explicado la portavoz Sarah Huckabee Sanders, "que recientemente estuvo defendiendo al opresivo Gobierno de Cuba". Aunque no se han pronunciado sobre el mar de críticas que han llovido a Trump por parte de la comunidad negra, que consideró un acto de "cinismo" el que el presidente haya alabado a Martin Luther King cuando abandera un mandato "racista".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.