www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ESTADOS UNIDOS

La carta que desmiente el mito: la cárcel de Alcatraz no era infranqueable
Ampliar

La carta que desmiente el mito: la cárcel de Alcatraz no era infranqueable

sábado 27 de enero de 2018, 01:20h
Uno de los fugitivos que escaparon de la emblematica prisión ha escrito un documento que prueba dicha hipótesis.

Un romántico mar de dudas corroe en estos días a la sociedad estadounidense. Uno de los mitos que han construido parte de la sociología del país, la de la condición infranqueable del sistema penitenciario, ha sido cuestionada a través del ataque al recinto que más simbolismo entraña. La prisión de Alcatraz, que ha pasado a la posteridad como una estructura de reclusión perfecta, no lo era tanto. Así lo confirma la carta escrita por uno de los tres fugados que sobrevivieron a la tesitura.

El documento ha sido publicado por la cadena televisiva CBS en esta semana. Se trata de una misiva firmada por John Anglin. Él, su hermano Calerence y Frank Morris desparecieron de la cárcel en una noche de junio de 1962. Lo hicieron si dejar rastro. Tanto que nunca se supo nada más de ellos. Es por este último punto que se extendió la teoría por la que ambos no habrían podido sobrevivir al contexto geográfico en el que se cimentaba la famosa prisión.

La especulación asentada sobre sus muertes en el intento de escapar dotaron a Alcatraz de una perfección que ha trascendido hasta formar parte de la cultura popular de la nación norteamericana. Pero la leyenda ha quedado suspendida al publicarse el presunto testimonio de uno de esos tres hombres que supieron escapar de los funcionarios que les perseguían, eso es seguro.

"Mi nombre es John Anglin. Escapé de Alcatraz en junio de 1962 con mi hermano Clarence y Frank Morris. Tengo 83 años y me encuentro en mal estado. Tengo cáncer. ¡Sí, nosotros apenas lo conseguimos aquella noche!", proclama en el texto uno de los fugados que se daba por muerto. Su escrito decribe cómo pudieron eludir los sistemas de seguridad de la que era la prisión de alta seguridad por antonomasia y, además, superar las inclemencias que rodeaban a la isla californiana donde se localizaba el presidio.

Asimismo, explica que su compañero de aventura, Morris, falleció en 2008 y asegura que su hermano Clarence hizo lo pripio tres años más tarde. En el texto, Anglin llega a proponer un pacto con las autoridades para dar su ubicación, un hecho que habría otorgado toda credibilidad a su relato. "Si anuncian en televisión que se me prometerá ir a la cárcel por un máximo de un año y tener atención médica, escribiré de nuevo para haceros saber donde estoy. No es una broma", exponía.

Según su narración, se habría trasladado a Seattle, en el norteño estado de Washington. Allí habría vivido durante "muchos años". Antes de trasladarse a Dakota del Norte, una región en la que perduró durante ocho años para, finalmente, moverse hacia Carolina del Sur. De todo ello, lo único constatable es que si los tres fugados siguieran vivos tendrían 90 años (Frank Morris), 86 (John Anglin) y 87 (Clarence Anglin). Se desconoce si alguno de ellos, que fueron condenados por robar bancos, está vivo actualmente.

El caso es que dicha carta fue analizada por el Buró Federal de Investigaciones en 2013, pero el FBI no publicó nunca los resultados del estudio correspondiente. Ese síntoma alimenta la credibilidad de un testimonio. Fue en ese año cuando una comisaría del Departamento de Policía de Richmond se hizo con el escrito y lo derivó hacia el organismo de inteligencia y seguridad estadounidense, que reabrió el caso.

La mística de esta historia situada en los años 60 fue llevada al cine en 1979 por Clint Eastwood. El actor encarnó a Frank Morris en el clásico fílmico "Escape from Alcatraz". Esa cinta se hace eco de las pesquisas que refutaron que los presos se fugaron usando un perforador casero elaborado a partir de una aspiradora rota. Ejecutaron un agujero que ensanchó el hueco de la ventilación de sus celdas para convertirse en fugitivos. A partir de ahí, escalaron por una red de tuberías y arribaron a un área no vigilada. En esa altura se dejaron caer hasta la orilla del Pacífico y emprendieron un viaje a bordo de una balsa hilvanada con 50 impermeables.

La historia real explica que Alcatraz cerró tan sólo unos meses derspués de la mencionada fuga. Estuvo activa durante 55 años y sigue constituyendo uno de los lugares turísticos de la bahía de San Francisco. Sus instalaciones, abandonadas, reciben 1,4 millones de turistas que siguen el rastro de la épica y de ilustres presos como Al Capone. Nadie escapó vivo, se dice en esos paquetes turísticos. Pero este testimonio y la foto publicada por el Canal de Historia en la que supuestamente aparecerían los hermanos Anglin en Brasil, trece años después de la gesta, pueden empezar a provocar que se matice tal lema.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.