www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TC: revolcón a Puigdemont y colleja al Gobierno

domingo 28 de enero de 2018, 08:23h

El Tribunal Constitucional ha acordado impedir que Puigdemont sea investido telemáticamente o por delegación. Los magistrados, divididos sobre la admisión a trámite del recurso del Gobierno y tras largas horas de deliberación, han consensuado que el ex presidente de la Generalidad solo pueda ser investido si acude al Parlamento catalán, pero previa autorización del juez Pablo Llarena.

Con este dictamen salomónico, el pleno del Tribunal Constitucional ha conseguido la unanimidad que hasta ahora ha mantenido en sus resoluciones relacionadas con el desafío independentista catalán al buscar una solución que impidiera la ilegalidad de que Puigdemont fuera investido de forma telemática, por delegación o burlando la orden de detención vigente contra él.

El Constitucional acordó también prohibir que los diputados electos huidos a Bruselas puedan delegar el voto en otros parlamentarios. La resolución advierte, además, a los miembros de la mesa del Parlamento catalán de la responsabilidad, “incluidas las penales”, en que pueden incurrir si desobedecen esta suspensión.

El Tribunal Constitucional, tras largas horas de deliberación, ha emitido un inteligente dictamen que pone en evidencia la precipitación del Gobierno al presentar el recurso desoyendo el dictamen del Consejo de Estado, pero que impide el fraude de ley que hubiera supuesto la investidura telemática de Puigdemont, un prófugo de la Justicia huido cobardemente a Bélgica.

La resolución del Alto Tribunal supone una severa derrota para el secesionismo liderado desde Bélgica y pone contra las cuerdas a los partidos separatistas que deberán presentar a otro candidato. El grave error político de Torrent al empeñarse en la investidura imposible de Puigdemont le pone ahora en la disyuntiva de elegir entre aceptar la resolución del Constitucional o arriesgarse a ser imputado por desobediencia y prevaricación como su antecesora Carmen Forcadell. El Gobierno, aunque con cierta torpeza y precipitación ha logrado, no obstante, lo que quería: impedir la investidura telemática de Puigdemont. Y el Tribunal Constitucional se ha limitado a recordar a los separatistas que si quieren gobernar la Generalidad tienen que plegarse al imperio de la ley.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (8)    No(0)

+
0 comentarios