www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

POR LIBRE

¿Periodistas o “periodistos”?

Joaquín Vila
x
directorelimparciales/8/8/20
domingo 11 de febrero de 2018, 19:43h

Como no hay suficientes problemas políticos en España, las “miembras” y “portavozas” del PSOE y Podemos se han lanzado cual guerreras a denunciar el machismo de nuestro idioma, a reivindicar la igualdad de sexos ante el maligno imperio de los hombres, que todo lo intoxica con su soberbia y prepotencia. Hasta la lengua. Y en su entusiasta cruzada, se dedican a dar patadas al diccionario y demuestran su desconocimiento de los más básicos principios de la Gramática.

Hay que admitir que las feministas más radicales, aunque no lo reconozcan, van ganando por goleada la batalla de los abanicos rojos, los trajes negros y el “mee too”. A ningún político, ni a los del PP, se le ocurre comenzar una perorata (o mitin) sin referirse a los diputados y diputadas, amigos y amigas, compañeros y compañeras. Una chorrada y una pérdida de tiempo, pues aunque muchas feministas analfabetas lo desconozcan, en castellano tenemos el género neutro, que, según la Real Academia Española, hace innecesario “el circunloquio cuando el empleo del género no marcado es suficientemente explícito para abarcar a los individuos de uno y otro sexo, lo que sucede en gran número de ocasiones”.

Ocurre lo mismo con los llamados sustantivos epicenos, que “siendo masculino o femenino designan personas o animales de los dos sexos”. Ejemplos: la perdiz, la persona, la víctima… Pero en las profesiones resulta evidente y hasta divertido: periodistas, electricistas, taxistas, trapecistas, ciclistas…No me imagino a Irene Montero, tan partidaria de la igualdad, referirse a los “periodistos” o “taxistos” para no ofender a los varones afectados. Que, por cierto, no nos sentimos ofendidos. Aunque todo se andará.

Sí que es sexista, en cambio, el idioma español en otros casos que, aunque muy arraigados, pueden resultar ofensivos; a saber: cojonudo significa “estupendo, excelente, magnífico”, mientras que coñazo se define como “persona o cosa latosa, insoportable”. Al emplear el nombre de algunos animales como adjetivo también hay casos siniestros: un zorro califica a un hombre astuto, mientras que llamar zorra a una mujer supone un grave insulto. Y así hay cientos de ejemplos.

El feminismo tiene todavía un largo camino por delante: luchar por superar la desigualdad de los salarios, denunciar a gritos el acoso sexual, combatir la llamada violencia de género, erradicar la discriminación… Pero plantear chorradas como “portavozas” o “miembras” solo sirve para desviar la atención de lo sustancial. Es como si los periodistas quisiéramos cambiar el idioma español para que nos llamaran “periodistos”, denunciando el sexismo del idioma. Pero el idioma no es sexista. Simplemente, hay machistas repugnantes y feministas (hombres y mujeres) analfabetos.

Por cierto, según la RAE, el machismo es “la actitud de prepotencia de los varones respecto a las mujeres”, mientras el feminismo significa “el principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre”. Pues eso, abanicos rojos al viento.

Joaquín Vila

Director de EL IMPARCIAL

JOAQUÍN VILA es director de EL IMPARCIAL

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (11)    No(1)

+
0 comentarios