www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TENIS

ATP. Federer celebra su regreso al número uno ganando en Rotterdam

EL IMPARCIAL
domingo 18 de febrero de 2018, 18:50h
El suizo tumbó en la final a Grigor Dimitrov con una lección de tenis.

El pasado martes, cuando volvió a ascender hasta la cima del tenis mundial, Roger Federer evidenció lo sorprendente del logro con una declaraciones plenas de sinceridad. "Cuando lo logras por primera vez es muy bonito pero es con el paso de los años cuando valoras estar en ese lugar y conoces la dificultad de ello. Esta es la vez que más valoro este numero uno", confesó. En efecto, se trataba de la guinda de sembró en 2017 y que pone el broche a un renacer tan espléndido como trabajado y sufrido.

"Agradezco el trabajo que han hecho (familiares y su equipo técnico) para convencerme de que acuda a este torneo y logre el número uno", declaró el helvético que este domingo terminaría por rematar su entorchado en el torneo de Rotterdam. Con 36 años, el de Basilea arrolló a Grigor Dimitrov en la final, pautando el duelo con un soberbio doble 6-2.

Esto es, Federer ha seleccionado competir en 2018 en dos campeonato y los ha ganado los dos. Y sigue infalible en esta temporada. En el triunfal Abierto de Australia acumularía siete victorias -para cosechar su vigésimo Grand Slam- y en la prueba neerlandesa, señalada para asaltar el número uno de la ATP, acumuló otros cinco triunfos para rubricar el título número 97 de su ilustre e irrepetible palmarés. Además, en su tarjeta de rendimiento imperial sólo se muestran tres sets cedidos en total.

Este es el sabor especial que guarda su tercer entorchado en Rotterdam, tras los logrados en 2005 y 2012. La séptima victoria sobre un Dimitrov que venía de ser condecorado como Maestro en el último torneo del ejercicio precedente. El búlgaro, que estrenó su palmarés en la pista neerlandesa en 2009 y ha alcanzado a ganar tres veces en pista cubierta -mismas condiciones en las que se disputó esta cita-, no brilló ni consiguió localizar la ruta para neutralizar el esplendor del respingo de Federer.

No superó la tensión y la presión Dimitrov. No obstante, cedería dos breaks en una primera manga fulgurante, que duraría sólo 26 minutos. Y en el segundo y definitivo set, el aspirante a ser heredero del suizo también perdería en dos oportunidades su servicio, estirando el mal trago hasta los 55 minutos. La vía rápida que le condujo a la derrota se sumó a la sequía abrupta que sigue vigente en sus enfrentamientos directos con la leyenda.

Este lunes Roger arrancará su semana 303 al frente de la ATP. Un gustazo por el que ha tenido que esperar cinco años y 106 días. Su excelencia perpetua queda esclarecida cuando se contempla que esta victoria en el primer ATP 500 de la temporada y la recuperación del trono mundial acontece 14 años después de que llegara a ese lugar por vez primera en su carrera. En esta ocasión, Rafael Nadal ha sido el que le ha cedido el testigo, después de 26 semanas como número 1.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios