www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NOVELA

Najat El Hachmi: Madre de leche y miel

domingo 11 de marzo de 2018, 16:46h
Najat El Hachmi: Madre de leche y miel

Traducción del catalán de Rosa Maria Prats. Destino. Barcelona, 2018. 380 páginas. 20,50 €. Libro electrónico. 12,99 €.

Por Pepa Echanove

“Ay, hermanas mías, no queráis nunca la suerte de los emigrantes; por muchos milagros y maravillas que os cuenten, yo os lo digo de primera mano, no es ni por asomo una vida para envidiar…”. En 2016 dábamos cuenta en esta sección de la novela La hija extranjera y ahora sumamos a la sólida trayectoria literaria de Najat El Hachmi el libro Madre de leche y miel. La escritora, licenciada en Filología árabe y colaboradora habitual de El Periódico de Catalunya, narra la historia de Fátima, una mujer del Rif que dejó a su familia y sus costumbres para emigrar con su hija pequeña a Cataluña.

¿Novela autobiográfica? ¿Historia de ficción? La autora se sumerge de nuevo en algunos de los temas clave de su obra: la migración, el peso de la religión y de las costumbres, la maternidad, las relaciones familiares, la escisión entre dos mundos opuestos. La historia se desgrana poco a poco a través del relato oral de Fátima a sus hermanas, de regreso a su pueblo de origen. “No me quiero alargar más en aquellos tiempos de miseria… porque, cuando la has pasado, la miseria, lo único que quieres es olvidarla, hacer como si no la hubieras vivido nunca…”.

Se alternan el presente de la narración en primera persona con la mirada y el recuerdo del pasado, dando una notable ligereza y un ritmo interesante al texto a medida que avanzamos en la lectura. Nos envuelven y nos conmueven las experiencias de aquella niña Fátima junto a sus hermanas en un entorno rural donde las mujeres tienen muy poco que decir. La sumisión al dictado del padre, después al del marido, el analfabetismo y la superstición, lacras todas ellas de las que ya adulta Fátima salió con su hija Sara de la mano, solas, en busca de una vida mejor: “Quién sabe de dónde nos viene a las mujeres esta fuerza que se manifiesta de repente, esta capacidad que tenemos de sobreponernos a las dificultades… Me hice hombre de repente… en aquel piso de la ciudad extranjera, decidí serlo del todo, un auténtico macho…”.

El conflicto entre la tradición y la adaptación a un nuevo entorno, la emigración y la añoranza, el sacrificio y la voluntad, la sumisión y el miedo a la libertad están presentes en todo momento en esta obra. Los personajes femeninos hija-madre-abuela-hermana-suegra-cuñada merecen el máximo protagonismo en esta historia, mientras que los masculinos quedan relegados a un segundo plano. La novela libera de este modo la voz a menudo callada de estas mujeres en un homenaje a la condición femenina y a la lucha en favor de la igualdad y contra las costumbres machistas y vejatorias. Najat El Hachmi, consciente de que queda mucho por hacer, ofrece en este libro una visión realista de la complejidad que supone liberarse de los vínculos familiares y abrirse nuevos caminos. La historia no es bondadosa ni triunfalista: a veces el precio a pagar es precisamente romper los lazos de sangre.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (8)    No(1)

+
0 comentarios