www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Urdangarin pide la absolución y la Fiscalía endurecer la condena

Urdangarin pide la absolución y la Fiscalía endurecer la condena
Ampliar
miércoles 21 de marzo de 2018, 19:58h
La infanta Cristina acusa a Manos Limpias de lesionar su dignidad.

El abogado de Iñaki Urdangarin, Mario Pascual Vives, ha solicitado este miércoles al Tribunal Supremo que estime su recurso contra la sentencia de Nóos y absuelva a su representado "porque a día de hoy ya viene condenado por determinada parte de la sociedad y determinados medios de comunicación". "Fíjese qué temeridad", ha dicho el letrado sobre su petición de absolución de Urdangarin, que fue condenado a 6 años y 3 meses de cárcel por delitos fiscales, prevaricación y fraude, entre otros, y para quien ahora la Fiscalía del Supremo pide que se aumente su pena a 10 años.

El letrado ha ido enumerando uno a uno los delitos por los que fue acusado en el juicio el exduque de Palma y, en relación al de tráfico de influencias -del que solo le acusó el sindicato Manos Limpias-, ha hecho referencia a una resolución de 2013 de la Audiencia de Palma, en la que dijo: "La vinculación del señor Urdangarin con la Familia Real, si hubiera ayudado al instituto Nóos a conseguir contratos, se trataría en tal caso de una influencia impune por atípica y menos aún que mereciera reproche penal".

Considera el abogado que el tribunal no puede estimar el recurso de la Fiscalía, que pretende que se agrave la condena a Urdangarin por malversación vinculada a la organización de varios foros en Baleares por parte del instituto Nóos.

La sentencia de la Audiencia de Palma estimó malversación en el pago de 445.000 por la creación de un observatorio y un plan estratégico para uno de esos foros, por tratarse de unos servicios que no se prestaron y la Fiscalía cree que se pagaron por las presiones ejercidas por Urdangarin y su exsocio Diego Torres.

Pero, según Pascual Vives, esos servicios "se realizaron a satisfacción y el motivo por el que se tardó en pagar fue por las dificultades económicas que acarreaba en aquel momento la Comunidad".

También ha hecho referencia a la petición de la Abogacía de Baleares de que se declare la nulidad de los contratos de la Comunidad con Nóos y la recuperación de las cantidades que se abonaron por ellos.

El abogado ha cuestionado si "lo que se pretende es que esos foros que se hicieron les salgan gratis" porque "da la sensación de que todo esto es un abuso".

Pascual Vives tampoco ha apreciado un delito de fraude a la Administración en un contrato de 20 millones de euros para promocionar el equipo Banesto de ciclismo, del que Urdangarin -ha dicho- percibió 150.000 euros por organizar la oficina de seguimiento del club.

No lo ha estimado porque, a su juicio, la fundación Illesport, que pagó esa cantidad, no pertenecía al sector público.

Además, ha justificado que tanto su cliente como su socio organizaron los foros en virtud al "know how" (saber hacer) "que tenían de manera exclusiva", una "facultad y privilegio" que fue útil para la Administración. También ha preguntado al tribunal por qué si los convenios de Nóos con la Generalitat valenciana quedaron "impunes" y no así los suscritos con Baleares.

Por su parte, el abogado de Matas ha intentado desacreditar ante la sala las acusaciones del director general de Deportes de Baleares José Luis "Pepote" Ballester, quien dijo que el expresidente balear ordenó pagar sin discusión lo que Urdangarin presupuestó, incluyendo servicios no prestados. Para la defensa de Matas, condenado a 3 años y 8 meses de cárcel (la Fiscalía pide que se aumente a hasta 8 años y 5 meses), hay "errores, imprecisiones y contradicciones" en su declaración que hacen que "no deba ser considerada única prueba de cargo suficiente".

Ha reconocido que no tiene "ningún problema" en decir que el procedimiento para conceder los contratos públicos al Instituto Nóos "no se siguió", pero ha asegurado que "existían esas prestaciones que fueron contratadas a precio de mercado".

El abogado de Torres, por su parte, ha asegurado que "todas las tesis de las acusaciones particulares carecen del más elemental de los soportes". Ello desde el momento, ha dicho, en que en 2016 la Fiscalía, en nombre de todas las acusaciones particulares, dieron por buenas una serie de facturas que aportó Torres y que, según ha dicho, probarían que no hubo delito. Torres fue condenado a 8 años y medio y la fiscal reclama una condena total de 12 años y 4 meses al considerar que, como Urdangarin, cometió un delito de malversación con los foros que organizó para el Govern balear.

La infanta acusa a Manos Limpias de lesionar su dignidad

Por otra parte, el abogado de la infanta Cristina, Pau Molins, ha reprochado a Manos Limpias, la única parte que la acusó en el juicio de Nóos, que quisiera "lesionar la dignidad de su alteza real" y procurarle "un daño mediático, como así consiguió" pidiéndole una pena "inédita" de 8 años de cárcel, de la que fue absuelta.

En sus alegaciones al recurso presentado por Manos Limpias contra la sentencia del caso Nóos, que resolvió que la infanta no cooperó en los delitos fiscales de su marido Iñaki Urdangarin, Molins ha considerado que hubo "mala fe procesal" en la actuación del pseudosindicato que ejercía de acusación popular.

Para Molins, la petición de pena de Manos Limpias es "absolutamente temeraria", "desproporcionada" e "inédita en la historia de este país, donde jamás nadie ha sido objeto de semejante condena" por cooperar al delito fiscal.

En su opinión, Manos Limpias no tenía que haberla sostenido ya que en el juicio oral se "puso en evidencia que no concurrían ni uno solo de los requisitos" para condenarla.

La infanta fue absuelta de ayudar a su marido a cometer dos delitos fiscales pero se le impuso la obligación de pagar 265.088 euros como responsable civil a título lucrativo. Hoy, el abogado de Manos Limpias se ha atribuido este logro, pero Molins ha recordado que fue la Fiscalía la que solicitó el pago de esta cantidad.

El letrado ha puesto asimismo en entredicho las intenciones de Manos Limpias, en vista de que la abogada que lo representó en Nóos, Virginia López Negrete, y el secretario general del pseudosindicato, Miguel Bernad, están en espera de ser juzgados en la Audiencia Nacional por integrar, junto con la organización Ausbanc, una trama de extorsiones a cambio de retirar acusaciones y presionar a bancos.

"Los propósitos de Manos Limpias -ha sostenido Molins- nada tienen que ver con la realización de la justicia, sino más bien con intereses espurios muy alejados del altruismo y bien común".

"Únicamente se representan a sí mismos para promocionarse mediáticamente", ha añadido, y ha acusado al sindicato de "lucrarse exigiendo dinero a los acusados a cambio de retirarles la acusación".

Una de las acusaciones que pesa sobre Bernad, López Negrete y el presidente de Ausbanc, Luis Pineda, es un supuesto intento de negociar la retirada de la acusación de la infanta Cristina a cambio del pago de tres millones de euros.

Esto, ha proseguido Molins, debería invitar a todos a "reflexionar seriamente sobre la figura de la acusación popular" para "poner coto al abuso" de esta figura, "tal y como ha ocurrido en el presente caso".

Además, el abogado no solo ha solicitado que se ratifique la condena a Manos Limpias de pagar las costas del juicio que celebró la Audiencia de Palma, sino también las de esta vista de casación que ha celebrado hoy el alto tribunal.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.