www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LULA DE SILVA

Los autobuses de la gira de Lula son tiroteados y el PT denuncia que quieren matar al expresidente en Brasil

Los autobuses de la gira de Lula son tiroteados y el PT denuncia que quieren matar al expresidente en Brasil

EL IMPARCIAL
jueves 29 de marzo de 2018, 03:11h
En octubre se celebrarán elecciones presidenciales y la polarización y radicalización son absolutas.

Gleisi Hoffmann, presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), ha sido la encargada de denunciar este miércoles que dos de los autobuses de la gira que está realizando Luiz Inácio Lula da Silva por el sur de Brasil fueron tiroteados. La dirigente aseguró, de paso, que hay milicias armadas que tienen por objetivo asesinar al expresidente acusado de corrupción, calificando lo sucedido de "atentado" y atacando la labor de las autoridades cariocas en cuanto a la protección del ex mandatario.

"Esas personas quieren hacer un atentado a nuestra caravana, quieren matar al presidente Lula. Ellos no sabían en cuál autobús Lula estaba, simplemente dispararon", expuso Hoffmann en el estado de Paraná. Hasta tres disparos impactaron en dos de los autobuses de la gira publicitada. En uno de los convoyes viajaban algunos de los periodistas que cubren el evento y en el otro navegaban miembros de la caravana.

Sea como fuere, la presidenta del PT denunció en la Universidad Frontera Sur, toda vez que finalizó un acto con el propio Lula, que esas milicias van a aeguir atacando hasta que cumplan su meta de cometer un magnicidio. "Quiero saber hasta cuándo las autoridades de Paraná van a callar. ¿Hasta que alguien esté muerto?", reclamó una dignataria que no ha ahorrado en vehemencia para denunciar lo vivido. Porque no es anecdótico sino una tendencia.

La caravana del expresidente viene denunciando que en los días precedentes son víctimas de una serie de ataques que incluyen, siempre en el sur de Brasil, lanzamientos de piedras, clavos y huevos. Atribuyen desde el Partido de los Trabajadores todos estos infortunios, también el tiroteo de esta jornada, a "milicias armadas" que campan a sus anchas, sin el control policial o militar que sí se está ejecutando en Río de Janerio, donde la guerra en las favelas cuenta con más de tres mil efectivos del Ejército. Casi nada.

A pesar de los disparos sufridos, sólo se han registrado daños materiales que no pasan de tres pinchazos y los golpes sufridos por las lunas de los autobuses. No se han notificado heridos en dicho ataque, pero la gravedad del mismo ha cargado a Lula, quien al enterarse del lance ha tildado la escaramuza como "casi el surgimiento del nazismo". Según su criterio, éste no es más que otro síntoma de la escalada de "grupos fanáticos" en el país que son ajenos a las fuerzas gubernamentales.

"Si quieren pelear conmigo, peleemos. Pero vamos a respetar la democracia. La democracia supone la convivencia en medio a la diversidad", recalcó un expresidente que no se mostró apesadumbrado ni apocado por el lamentable evento. No en vano, este jueves su gira desembarcará en la capital del estado de Paraná, Curitiba. Diecisiete ciudades después -dentro de los tres estados del sur de Brasil-, la caravana se detendrá en una ciudad icónica para Lula. Ese fue el marco, en julio de 2017, de la condena emitida del juez Sérgio Moro al expresidente a 9 años de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero.

Por su parte, el actual presidente, Michel Temer, condenó el ataque a balazos sufrido por la caravana Lula da Silva. Lo hozo señalando que "es una pena que ocurra eso en el país". Criticó el dirigente que "el clima político en Brasil "está muy ruin" bajo el paraguas de las elecciones presidenciales que tendrán lugar en el próximo octubre. No obstante, ni los partidos de la izquierda no han logrado llegar a la unión en la condena del ataque.

Y el mandatario también se ha referido a las amenazas sufridas por el juez Fachin, instructor en el Supremo de las causas por corrupción derivadas de la operación Lava Jato, que han salpicado a decenas de políticos y empresarios, incluido Lula. El magistrado ha asegurado que ha tenido que reforzar su seguridad. Temer ha expuesto que "es una pena que haya ocurrido todo esto, porque se va creando un clima de inestabilidad, de falta de esa pacificación que es indispensable en el presente momento". Y habló de la necesidad de "pacificar" y "reunificar al país".

Finalmente, Jair Bolsonaro, líder de extrema derecha, manifestó que "Lula quiso transformar Brasil en un gallinero y ahora recoge huevos por donde pasa". Este militar, que se ha destacado por elogiar la dictadura que gobernó Brasil entre 1964 y 1985, ha devenido en candidato a las presidencialearrastra un seguimiento respetable. Por ello se ha permitido ironizar sobre el tiroteo mencionado y sobre la posible prisión de Lula. La última encuesta de intención de voto ofrecen el siguiente paisaje: Lula las ganaría con 18,6 % de los votos, seguido por Bolsonaro, que obtendría el 12,3 %.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios