www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DESAFÍO SECESIONISTA

El Barcelona ataca a Javier Tebas: "Sus palabras son inadmisibles"

El Barcelona ataca a Javier Tebas: 'Sus palabras son inadmisibles'
Ampliar
miércoles 04 de abril de 2018, 02:14h
Censura las declaraciones del presidente de LaLiga sobre unas hipotéticas sanciones si los aficionados culés pitan al himno en la inminente final de Copa.

"Tendría que aplicarse el 155 dentro del Wanda Metropolitano", declaró Javier Tebas sobre la final de la Copa del Rey que medirá al Sevilla ante el Barcelona, el próximo 21 de abril. El presidente de LaLiga considera que ese escenario sería el ideal si se desarrollara otra pitada al himno español por parte de la hinchada catalana que se desplace al estadio del Atlético de Madrid. Entre otras sanciones, el mandatario expuso su deseo de que la posibilidad de aplicar dicho artículo en esa tesitura fuera posible.

Pues bien, la reacción del Fútbol Club Barcelona no ha tardado en llegar. Este martes han respondido con contundencia al jefe de la competición de la regularidad en España. Lo hanhecho por medio del portavoz Josep Vives, quien tildó esas palabras de "inadmisibles e impropias".

"Desde el FC Barcelona exigimos al señor Tebas que se centre en el trabajo que sabe hacer: la gestión económica y comercial de la organización en beneficio de todos sus integrantes. Y que se abstenga absolutamente de hacer declaraciones de esta naturaleza, que no son de su competencia ni contribuyen en ningún caso a generar el mejor ambiente de cara a la final de la Copa del Rey", ha reclamado Vives en una comparecencia en la que se ha palpado la tensión política de estos meses.

La directiva de Josep Maria Bartomeu, que se ha visto presionada por el secesionismo, con técnicas abrasivas, a lo largo del proceso independentista, siempre se ha manifestado en favor del apoyo a la libertad de expresión, sea cual sea el cariz de esa libertad. Cada vez en que se ha cuestionado sobre si el club iba a tomar alguna medida con respecto a la silbatina que desde hace más de un lustro sus aficionados dedican al himno de España en las finales de Copa del Rey, el argumento de la libertad se ha mantenido firme.

Pero el 1 de octubre de 2017 el Barça, como entidad, se bajó de la firme posición de perfil que había sostenido ante las presiones de la Generalidad para posicionarse en favor del proceso de desconexión del resto del país. Ese día, en el que las cargas policiales en los colegios en los que se quiso realizar la votación ilegal dejaron decenad de heridos, el club azulgrana ejecutó un órdago a Tebas por el que se negó, en un principio a jugar su partido de Liga.

La solidaridad con los heridos de esas horas, víctimas del desenfreno independentista practicado por el Govern catalán, Bartomeu trasladó a Tebas y a la RFEF la intención de boicotear la competición como protesta por las consecuencias del contexto político y la acción del Ejecutivo de Rajoy. Como evidencia del cariz que había tomado la posición de la entidad culé, que estaba dispuesta a usar el altavoz internacional del fútbol, de un partido de liga, en favor de aquellos que les había presionado de forma impía durante meses.


El Barça cedió el Camp Nou a un acto independentista

Hasta que el presidente de LaLiga les precisó el peso de las consecuencias de una decisión semejante. Entonces, Bartomeu reculó y dibujó una queja, en lugar de la protesta ideada, que confluyó en el partido a puerta cerrada que disputaron sus futbolistas. Las vacías gradas del Camp Nou fueron el marco de ese mensaje mandado al mundo a través del magnetismo de Lionel Messi, que también anotaría ante el silencio de su estadio en ese 1-O.

Desde la resaca de aquellas semanas el Barça se había mantenido en un silencio de perfil bajo, dispuesto a no verse erocionado por la mezcla entre el fútbol y la política. Su liderato brillate en el campeonato liguero y el buen funcionamiento en Copa del Rey y en Champions League calmó las aguas de una directiva llevaba al límite en octubre. Y parecería que las detenciones de la cúpula del Govern, en virtud del artículo 155 y del trabajo del juez Llarena, ya no eran cosa del coloso del balompié catalán. Hasta este martes.

Para Bartomeu y sus acólitos que Tebas pida la aplicación del 155 si se silba al himno en la final de Copa venidera es demasiado. Y también la solicitud del dirigente de que por fin se sancionen ese tipo de actitudes, que incluso se llegara a "suspender el partido". "Las declaraciones del señor Tebas son inadmisibles e impropias de alguien que tiene la responsabilidad de representar a un colectivo que agrupa a todos los clubes de la Liga", enfatizó Vives en esta jornada en la que el club guarda vigilia ante de medirse a la Roma en los cuartos de la Liga de Campeones, una competición diriga por al UEFA -que prohibió la exhibición de símbolos políticos catalanistas en las gradas del Camp Nou por entender que incitan a la división-.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.