www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL "AQUÍ NO PASA NADA" DE MARIANO RAJOY

jueves 05 de abril de 2018, 23:42h
“No hay que hacer nada porque el tiempo lo arregla todo y lo mejor es tener cerrado el pico”. Esta sandez de Pedro Arriola...

“No hay que hacer nada porque el tiempo lo arregla todo y lo mejor es tener cerrado el pico”. Esta sandez de Pedro Arriola, eminencia gris del presidente del Gobierno español, viene presidiendo desde hace varios años la actividad política de Mariano Rajoy. Y así le luce el pelo. En las elecciones de 2015, se quedó en 123 escaños de los 186 que poseía. Se recuperó luego un poco, pero ahora las encuestas le sitúan ya por debajo de Albert Rivera y su partido Ciudadanos.

Mientras Carlos Puigdemont ha desplegado todos sus efectivos en Alemania para crear un clima de opinión que incidiera sobre los jueces y que incluso los condicionara, Mariano Rajoy prefirió, una vez más, no hacer nada. Y ahí está el resultado. Un tribunal menor germano ha abofeteado al Tribunal Supremo español y el expresidente felón Carlos Puigdemont le ha doblado el pulso a Mariano Rajoy. Aspira ahora a ser investido por el pleno del Parlamento catalán.

Un desastre sin paliativos, en fin. Tal vez haya posibilidad de algún recurso jurídico que reconduzca la situación. Pero por el momento Carlos Puigdemont ha noqueado a Mariano Rajoy. Sus partidarios secesionistas celebran la victoria haciendo mofa del Gobierno español y de nuestra Justicia.

No se pueden ganar los partidos jugando siempre a la defensiva. Parece lógico que no se quiera crear conflictos. Pero si no queda otro remedio ,hay que enfrentarse con ellos. La libertad, hoy, de Carlos Puigdemont constituye una vergüenza para el Estado de Derecho español y abre vías alarmantes de cara al futuro. Las cosas no se arreglarán no haciendo nada. Resulta imprescindible trazar una política activa que se esfuerce por desdibujar el varapalo recibido por España y su Gobierno, a cargo de un tribunal provincial alemán. El “aquí no pasa nada” de Mariano Rajoy se ha convertido en un boomerang que ha abofeteado en pleno rostro al presidente del Gobierno español.