www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Y DIGO YO

Cuánto más 155, mejor

Javier Cámara
x
javiercamaraelimparciales/12/12/24
martes 10 de abril de 2018, 20:12h

La convocatoria del pleno de investidura para este viernes en Cataluña con un encarcelado al que el juez ya le denegó una vez la salida como candidato es una clara maniobra de dilación. Torrent propone algo que ya sabe de antemano que no va a acabar como muchos independentistas quisieran, pero no le importa porque el objetivo final no es ese. Lo que realmente quiere el presidente del Parlamento catalán es mantener el máximo de tiempo posible el 155 en Cataluña.

De esta forma, el nacionalismo catalán se aprovecha del “chantaje” del PNV al Gobierno por los Presupuestos Generales del Estado. Los nacionalistas vascos dijeron que no apoyarían las cuentas de Montoro y Rajoy mientras se mantuviera en vigor en Cataluña este artículo de la Constitución.

También porque supone un ataque al juez que consideran que más daño les está haciendo. Vuelven a proponer a Jordi Sànchez porque entienden que su candidatura está avalada por la resolución del Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas, que pide medidas cautelares a España para garantizar sus derechos políticos. Así intentan poner “en evidencia” a Pablo Llarena.

Es decir, el único objetivo de los dirigentes independentistas, los que ocupan puestos de responsabilidad y cobran por ello, los que están en labores de Gobierno –o eso dicen– es molestar, fastidiar, tocar las narices y entorpecer lo más posible el normal funcionamiento del país, España. Esta es su única forma de hacer las cosas, visto el poco éxito que han tenido para conseguir la independencia de manera legal, por lo que mantener la aplicación del artículo 155, por paradójico que resulte, conviene para este fin.

Al mismo tiempo, la convocatoria para investir a Jordi Sànchez es una nueva tomadura de pelo a un independentismo, que ya debería haberse dado cuenta de que se están riendo de ellos, de que todo lo que hacen “sus políticos” es un paripé sin sentido, pero también perjudica al resto de catalanes que, sabiendo que a ellos no les engañan, sí se están viendo perjudicados por la nefasta gestión que están haciendo de Cataluña mientras se preocupan únicamente por lo que llaman procés.

En definitiva, las miradas volverán a volcarse en un capítulo más de esta absurda historia de amor de los nacionalistas con el esperpento. Es de esperar que los tiempos para que todo este vodevil acabe no supongan daños más irreparables de los que ya ha provocado, tanto desde el punto de vista económico como social entre los propios catalanes.

Javier Cámara

Periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (8)    No(0)

+
0 comentarios