www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Su implicación es menor que la publicada en prensa

La responsabilidad de los agentes se reducía al consumo de droga

miércoles 16 de julio de 2008, 11:44h
La responsabilidad de los dos agentes de la Guardia Civil detenidos por su supuesta implicación en el caso "El Molar", Francisco Yepes y César Torollo, en libertad bajo fianza de 2.000 y 1.500 euros, se reduce al consumo de droga y no a la distribución, según fuentes jurídicas.

Esas mismas fuentes, han asegurado que su implicación "es mucho menor de lo que se ha publicado en la prensa"; asimismo, aseguran que "no existe un cabecilla" ni "una trama" de corrupción policial.

También afirman que no se puede comparar al jefe de la Policía Local de Coslada, Ginés Jiménez, con el cabo jefe de la Policía Local de El Molar, Tomás Felipe Boto, más conocido como "el calabaza", según se ha hecho en algunos medios de comunicación.

Yepes y Torollo salieron anoche en libertad con cargos tras depositar las fianzas decretadas por la magistrada titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 8 de Alcobendas, Nieves Bayo, que acusa a Yepes de un delito contra la salud pública, un segundo de omisión del deber de perseguir delitos y un tercero de descubrimiento y revelación de secretos y a Torollo de un delito contra la salud pública y otro de omisión del deber de perseguir delitos.

Por su parte, Fernando Moreno, presidente de la Plataforma por la Seguridad de la Zona Norte, que comentaba el pasado domingo que su organización ha venido denunciando el problema de la droga en la zona "desde hace años" ha considerado hoy como "correctísima" la decisión de la juez y ha lamentado que "desde el principio se haya condenado tanto al jefe de policía de El Molar -en libertad con cargos- como a los guardias".

Moreno ha agregado que "la presunción de inocencia es fundamental para todo el mundo", en especial para los agentes que "son los que nos protegen y los que nos ayudarán en todo momento a salir de cualquier apuro".

Por otro lado, Bayo envió el lunes al centro penitenciario de Soto del Real a cuatro de los diez detenidos en esta operación.

Se trata de Hilario A. M., de nacionalidad dominicana, y Jhonny Alexander Cuevas, también dominicano, ambos acusados de delitos de cohecho y contra la salud pública, así como los españoles Sergio A. M. y Gonzalo L. M. por sendos delitos contra la salud pública.

La investigación que ha permitido la detención de estas personas comenzó hace algunos meses cuando se tuvo conocimiento de que "algún componente del Cuerpo" podía estar vinculado a una organización que distribuía cocaína a pequeña escala en localidades próximas El Molar, según informó la Dirección General de la Guardia Civil.

La Unidad de Asuntos Internos de la Guardia Civil inició entonces una investigación que llevó los pasados días 11 y 12 a la detención de estas diez personas "por la distribución de estupefacientes a pequeña escala".

Los agentes practicaron nueve registros en domicilios en los que se intervinieron pequeñas cantidades de cocaína y útiles para cortar la droga y preparar la dosis.