www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Profesores del odio

martes 24 de abril de 2018, 08:49h

La Fiscalía de Delitos de Odio ha denunciado a nueve profesores del colegio barcelonés de Sant Andreu de la Barca por sus comentarios en clase criticando la actuación policial el 1-O, por "humillar" a alumnos hijos de agentes de la Guardia Civil. La denuncia acusa a los nueve profesores de lesionar la dignidad de las personas por motivos de discriminación por nacionalidad y a cinco de ellos también por un delito de injurias graves contra los cuerpos y fuerzas de seguridad.

Según la Fiscalía, los profesores denunciados de este instituto de Sant Andreu de la Barca -donde la Guardia Civil tiene su mayor casa cuartel de Cataluña-, hicieron en clase, el día 2 de octubre, comentarios tildando a los agentes de la Guardia Civil de "animales, bestias que solo saben dar palos", "parecen unos perros rabiosos, salvajes" e incluso pidieron a los hijos de los agentes que levantaran la mano, señalándolos así frente a sus compañeros.

Los hechos denunciados por la Fiscalía son la mejor prueba del grado de fanatismo que padece una buena parte de la sociedad. catalana. Aun así, cuesta creer que unos profesores puedan actuar tan cruelmente con unos niños, que sean capaces de humillarlos delante de sus compañeros, de señalarlos por ser hijos de guardias civiles, de insultar gravemente a sus padres acusándolos de asesinos. Se trata, sin duda, de uno de los sucesos más graves que se han producido por la deriva secesionista.

Hemos denunciado reiteradamente en las páginas de El Imparcial el adoctrinamiento que sufren los niños en los colegios desde hace 40 años. Hemos acusado a los dirigentes de la Generalidad de discriminar el castellano, saltándose la ley. Hemos señalado la manipulación de los libros de Historia y de Geografía. Pero nunca hubiéramos podido imaginar que unos profesores sean capaces de maltratar psicológicamente a unos alumnos, de ensañarse con ellos delante de sus compañeros por el hecho de ser hijos de guardias civiles. Se trata de uno de los sucesos más graves del llamado "procés". Y es de esperar que la Justicia aplique la ley sin contemplaciones, sin paños calientes. Porque el delito de odio parece estar más que demostrado con el relato de los hechos. Y a buen seguro que no se trata de un hecho aislado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (15)    No(0)

+

0 comentarios