www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

La pantomima del fin de Eta

viernes 04 de mayo de 2018, 10:27h

La larga y tediosa escenificación de la disolución de Eta no es más que una campaña propagandística para volver al primer plano de la actualidad. La banda terrorista fue derrotada hace más de seis años por la democracia española, por el Estado de Derecho, por las fuerzas de seguridad. Con esta pantomima, los asesinos pretenden engañar a la opinión pública para colarse en las instituciones políticas.

En una semana, han emitido dos comunicados, una carta, un vídeo y este viernes los cabecillas huidos comparecen ante los medios de comunicación para intentar blanquear su siniestra historia. Pero la única verdad es que la banda terrorista ha asesinado a 853 personas con la patraña del “conflicto” del País Vasco y todavía no han mostrado un gesto de arrepentimiento. Aún justifican su macabro legado.

La fuerza del Estado de Derecho no puede flaquear ante esta repugnante escenificación. El Gobierno no puede ceder un milímetro ni en el acercamiento de presos, como estúpidamente sugiere el PSOE, ni en seguir persiguiendo a los terroristas que aún siguen libres. Porque todavía hay 353 asesinatos etarras sin resolver.

Hay que denunciar también la asistencia del PNV y Podemos a la traca final de Eta, que se escenifica este viernes en Francia. Porque la derrota de la banda terrorista se produjo por el pacto de Estado entre los grandes partidos, por el consenso parlamentario. No hay que caer en la trampa. No hay nada que negociar. Por eso, los melindres del PSOE, de los nacionalistas y los populistas resultan insultantes para las miles de víctimas del terrorismo y para todos los españoles que conocen la verdad. Solo queda su sangriento legado de asesinatos, extorsiones y secuestros. No se pueden disolver, porque ya no existen. Fueron derrotados por la democracia española. Que no nos cuenten más cuentos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (8)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.