www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Rajoy y Rivera, a cara de perro

jueves 10 de mayo de 2018, 12:00h

No le falta razón a Albert Rivera al criticar a Rajoy por aplicar un artículo 155 descafeinado y por los errores del Gobierno en el control del dinero público que se ha desviado al procés. Pero el presidente de Ciudadanos no puede perder los nervios y romper el acuerdo con el PP y el PSOE por un berrinche parlamentario. El desafío secesionista es el mayor problema para la estabilidad de España y, aunque con grandes dificultades, se ha podido abortar gracias al consenso entre los partidos constitucionalistas.

Tampoco acierta Rajoy al ningunear a Ciudadanos. Es su socio de referencia; gobierna gracias al pacto de investidura y está a punto de aprobar los presupuestos con sus votos, además del supuesto apoyo del PNV. Pero el presidente prefiere alcanzar acuerdos en la política antiterrorista o el Pacto de Toledo con el PSOE para dejar fuera de juego al partido naranja.

En realidad, todo obedece a la cercanía de las elecciones municipales y autonómicas. Los partidos ya solo piensan en la campaña y sus estrategias se centran en erosionar a sus rivales. Todas las encuestas reflejan el espectacular ascenso en intención de voto de Ciudadanos. De ahí, la inquina de Rajoy con Rivera y de ahí, la evidente impaciencia del líder del partido naranja en derrotar al PP.

Pero ambos se equivocarían si anteponen esos intereses electorales a la estabilidad de España. El desafío secesionista no puede ser el campo de batalla partidista. Todo lo contrario. El PP, el PSOE y Ciudadanos tienen que mantenerse unidos hasta el final. Cualquier fisura en el bloque constitucionalista es aprovechada por los que pretenden romper la nación.

Las encuestas, además, reflejan, con sorpasso o sin él, que el centro derecha derrotaría a la izquierda en la mayoría de las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos. Y si el PP y Ciudadanos pactaran podrían gobernar en España en 2020. Rajoy y Rivera están obligados a entenderse y olvidarse de rencillas personales y estrategias electoralistas. De momento, es imprescindible que mantengan el consenso para enfrentarse al desafío secesionista que todavía no se ha desvanecido.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)

+
0 comentarios