www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BALONCESTO

NBA. Curry se postuló como MVP y lanza a los Warriors al 2-0 ante un LeBron desgastado

lunes 04 de junio de 2018, 21:12h
El jugador batió el récord de triples en un partido de las Finales.

Esta parecía ser la oportunidad de los Cavaliers para entrar de lleno en la disputa del anillo de 2018. Andre Iguodala volvía a ser descartado por lesión -sexto duelo consecutivo-, por lo que los locales perdían al principal defensor del equipo y al MVP de las Finales de hace dos temporadas. Pero, además, sólo en el día de partido se supo que Klay Thompson iba a saltar a la pista a pesar del esguince que le causó J.R. Smith en el volcánico primer duelo de las series por la gloria. El rendimiento del maltrecho triplista estaba, en cualquier caso, bajo suspenso. Por ello, los de Ohio se relamían ante la inesperada ocasión de robar el factor cancha.

Venían catapultados por la gran ejecución desplegada en la madrugada del pasado viernes, cuando un puñado de decisiones aribtrales y fallos les privó de ponerse 0-1 y asestar un cataclismo a los pronósticos. Nadie esperaba que pudieran ser capaces de colocar a los defensores del título contra las cuerdas y a las primeras de cambio. Así, Tyronne Lue repitió esquema, estilo y nómina de jugadores. El que no lo hizo fue un Steve Kerr que hizo que sus pupilos salieran al Oracle ardorosos. No obstante, estaban avisados: si flaqueaban en la implicación defensiva perderían. Por más calidad técnica y atacante que posean.

Ajustó el entrenador local y dio la titularidad a un Javalee McGee que abrió el envite desnudando las lagunas defensivas que retratarían a los de Ohio a lo largo de los minutos. El pívot abrió fuego con un mato sin oposición -el primero de la amalgama de bandejas liberadas que el sistema californiano amontonó, ante la descoordinación de piezas como Goerge Hill o J.R. Smith-. Con celeridad se puso nueve arriba un escuadrón de Oakland que defensió mejor y golpeó a unos Cavs fuera de dinámica: cometerían muy pocas faltas y lucieron su cara más amable en el achique.

A pesar de haber concedido más de 30 puntos en tres cuartos, King James y compañía se aferraron a una persecución perpetua y que aguantó hasta el periodo final. En el segundo cuarto firmaron los amarillos un parcial de 27-18, pero el atinado ataque visitante se rehizo en el tercer cuarto (31-34, ganaron) con una actuación de Kevin Love sensacional. Pero la exigencia de un partido jugado a meter puntos desbordaría a la endeble resistencia de los campeones de la Conferencia Este. Y el cansancio de LeBron ( 29 puntos, 13 asistencias y 9 rebotes) y la soledad de Love (22 tantos y 10 rebotes) se quedaron muy lejos de la orilla. Se hundirían Hill (15 puntos), Tristan Thompson (sólo 5 rebotes), Jeff Green (6 puntos), Clarckson (muy fallón), Korver (ausente) y J.R. Smith (desconcentrado en ambas fases).

Producto de esa concatenación de ejecuciones individuales inferiores sobrevino el terreno para que Steph Curry resolviera el resultado. El dos veces MVP de la temporada acabó con 33 puntos, 8 asistencias y 7 rebotes. Y, sobre todo, anotó tantos triples como todo el equipo visitante (9, récord histórico en un partido de las Finales que defendía Ray Allen). Bajo su influencia, en ascenso con canastas deliciosas y respuestas desmoralizantes a los intentos de remontada ajena, se desarrollaron Kevin Durant (más atinado, con un 10 de 14 que le otorgó 26 tantos, 9 rebotes y 7 asistencias) y Klay Thompson (esguince de tobillo mediante, sumó 20 puntos).

Aún así, fueron los secundarios y el banquillo los que redondearían la labor coral en los dos aros que culminó con una paliza irrebatible (122-103). McGee y Shaun Livingston no fallaron ni un tiro (4 de 4 y 6 de 6), Draymond Green inyectó defensa y carácter, mientras que David West, Nick Young, Kevon Looney y Jordan Bell sumaron más intangibles que la banca de la otra trinchera. Su participación maquilló la baja de Igiodala y permitió a Curry resplandecer.

LeBron James, muy erosionado y que jugó todos los minutos hasta que Lue dio por perdido el duelo a falta de 4 minutos, ofreció su diagnóstico al término del partido: "Las cosas han ido en mi contra, no sé, desde que tenía cinco o seis años. Estamos hablando de baloncesto. He visto las cosas muy complicadas desde mi adolescencia. He puesto a nuestro equipo en disposición de ganar un campeonato". "Es mi trabajo asegurarme de que estamos tan concentrados como sea posible", resumió al ser preguntado por el acertado plan de involucrar más a sus compañeros. Atinado hasta que Curry rompió la trama.

"Nunca me levanto y digo, vale, voy a meter nueve triples y a batir el récord", dijo entre risas el base de los Golden State Warriors. Y desglosó que "se trataba más de jugar de la manera adecuada, tener buenas intenciones sobre la pista y hacer que cosas buenas sucedan. Ha sido una noche muy especial y espero que vengan más cosas especiales y ganemos otros dos partidos". Curry, cuestionado por la búsqueda de la defensa de Love y el canastón quer sacudió al pabellón, explicó: "Estaba intentado conseguir espacio. Al principio creía que tenía margen para una suspensión pero se me fue la pelota y traté de ver dónde estaba la defensa. Kevin estaba justo enfrente. Perdí el bote por un momento y para recuperarlo debía echarme atrás. Trato de hacer todo tipo de tiros en la pista, pero en ese momento se trataba de lanzar y por suerte entró". "Fue un momento importante y conseguimos una ventaja significativa que pudimos aumentar un poco más y poner tierra de por medio. Fue un momento muy bonito", despidió.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.