www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BORRELL, APEDREADO

miércoles 13 de junio de 2018, 10:01h
Sobre la diana de Josep Borrell se han lanzado ya las primeras flechas envenenadas de...

Sobre la diana de Josep Borrell se han lanzado ya las primeras flechas envenenadas de los secesionistas catalanes. También algunos sanchistas han tirado la piedra y escondido la mano. Está claro que el objetivo de la ultraizquierda es fragilizar al ministro de Exteriores y hacerle saltar del Gobierno provocando su dimisión.

Borrell representa la moderación en el PSOE, la socialdemocracia a la europea, el talante liberal y la altura de miras del hombre de Estado. Es, además, el muro de contención del secesionismo catalán. Pocos españoles conocen tan bien como Borrell la debilidad y las mentiras del independentismo. Las ha denunciado de forma incontrovertible en un libro ejemplar y en docenas de declaraciones a la Prensa, la radio y la televisión. En un Gobierno en el que Sánchez ha buscado el fulgor de las estrellas, Josep Borrell es, con diferencia, el más importante entre las ministras y los ministros.

“Ladran, buena señal de que cabalgamos”. Esta frase sagaz atribuida a Manuel Azaña puede aplicarse en la hora presente a Josep Borrell. Resistirá el ministro de Exteriores a todos los embates y, mientras permanezca al lado de Pedro Sánchez, nadie conseguirá descuartizar a España. El racista Torra, presidente de la Generalidad, ha honrado a Josep Borrell calificando sus palabras de “irresponsabilidad inaudita” y el expresidente felón Carlos Puigdemont se ha sumado al honor llamándole “ministro de novela negra”, mientras en la televisión secesionista catalana se vomitaba contra él todo un copioso racimo de insultos y descalificaciones. Una ministra de Sánchez, además, se ha referido a su compañero de Gobierno con palabras ambiguas que anticipan una controversia de fondo en el Consejo formado por Sánchez de cara a la galería.

Borrell tiene en contra a la ultraizquierda, a favor a todo el espectro del centro izquierda y del centro derecha español, es decir, el 80% del voto popular.