www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RUSIA 2018

El Mundial conduce a las mujeres a lobrar una histórica victoria en Irán

El Mundial conduce a las mujeres a lobrar una histórica victoria en Irán
Ampliar
viernes 22 de junio de 2018, 01:34h
El acceso a los estadios en el país árabe ha estado circunscrito a los hombres.

El rendimiento de Irán en el duelo ante España, partido en el que bien pudo sumar algún punto ante una de las favoritas, no fue lo único que pasó a la historia del país árabe. Tras su sorprendente triunfo en el debut en el Mundial ruso ante Marruecos, ese que les permió defender su honor en el plano deportivo tampoco ha resultado la mayor de las victorias conseguidas por esa nación en lo relacionado con la cita mundialista que se está desarrollando.

Lo que más resplandece en Irán este jueves es la resaca del hito logrado por las mujeres de ese país, que pudieron entrar en el estadio de Teherán para ver, desde el graderío, el partido de su selección ante la dirigda por Fernando Hierro. Esa es una circunstancia anómala, pues la ley de la nación persa y sus usos y costumbres ha declarado el acceso a los estadios de fútbol como un terreno vedado para el género femenino. Hasta esta fecha.

Miles de personas acudieron al recinto mencionado para gozar de la actuación de su seleccionado. Lo hicieron con imprevistos desconcertantes. Y es que, como en el duelo ante Marruecos celebrado días antes, la policía mantuvo ls entradas al estadio Azadí cerradas y llegó a informarse de la cancelación de la retransmisión del partido en ese lugar. Pero una hora antes del pitido inicial los organizadores llamaron a los seguidores a acudir, pues ya se habían solucionado lor problemas con los permisos que argumentaron fuentes gubernamentales.

Sea como fuere, en ese estadio se congrearon mujeres casi pioneras en cuatro décadas. Portaron banderas iraníes y lucieron rostros pintados con los colores nacionales. Al fin pudieron ver a su equipo en el ambiente más genuino, y no sólo por televisión. Las autoridades del país decidieron desde el triunfo de la Revolución Islámica de 1979 que el lenguaje soez empleado por algunos hinchas no es apropiado para las mujeres, con los que decretaron su oposición a la presencia femenina en estos recintos deportivos.

Esta testitura ha dado lugar a que resulte habitual el intento de mujeres de colarse, ataviadas como hombres, llegando a colocarse barbas postivas o pelucas. Aunque si son descubiertas sean automáticamente detenidas por las fuerzas policiales. Eso sí, la televisión oficial cortó las imagenes de esas mujeres en el estadio de Teherán en la retransmisión del evento. En principio, por no haber acudido vestidas de acuerdo con la normativa islámica iraní.

La discriminación nació con el triunfo de la Revolución Islámica de 1979


El llamado "Team Melli" dirigido por Carlos Queiroz ha despertado una ilusión absoluta en el país y al galope de esa ola se han roto unas barreras que parecerían hieráticas. Porque organismos como Human Rights Watch muchas veces han llamadado a las autoridades persas a abolir esta prohibición y acabar con la discriminación a las mujeres en los estadios. De hecho, no son pocas las campañas y manifestaciones en este sentido de las iraníes que viven en el extranjero.

Hace sólo dos años que se ha permitido el acceso a algunos partidos a un grupo muy reducido de mujeres. Siempre entendido este guiño como un acto más simbólico que efectivo y por invitación. Pero el debate entre los sectores reformistas de la República Islámica y los conservadores se ha extendido en este Mundial hasta el extremo. Incluso el presidente Hasan Rohaní, se preguntó el pasado mayo si "impedir que las mujeres asistan a los espacios deportivos como espectadoras es favorable a la imagen del islam". "Dicen que las mujeres no deberían escuchar a los hinchas masculinos maldecir en los estadios de fútbol, ¿deben nuestras mujeres pagar por ello?", reflexionó el mandatario, de perfil moderado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios