www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

El despilfarro de Pedro Sánchez

sábado 14 de julio de 2018, 07:55h
Poco ha tardado Pedro Sánchez en poner en marcha la habitual y peligrosa política económica de la izquierda, de seguir la senda del Gobierno de Zapatero que arruinó España y disparó el desempleo. La receta es simple: endeudarse, subir impuestos y disparar el gasto. Lo que supone sacrificar el equilibrio económico, emprender una inminente desaceleración y provocar un frenazo al crecimiento. Se calcula que el despilfarro previsto puede superar los 25.000 millones de euros.

El cambio de Gobierno comienza a notarse en la gestión de las arcas públicas, con un relajamiento del rigor presupuestario en la senda de corrección del déficit. España, que se encuentra a la cabeza de las grandes economías de la zona euro en crecimiento económico, pone en riesgo su privilegiada situación con las medidas anunciadas por el Ejecutivo.

En concreto, y según ha informado la ministra de Economía, Nadia Calviño, el Gobierno español elevará el objetivo de déficit hasta el 2,7 % del PIB en 2018 y al 1,8 % en 2019, en ambos casos cinco décimas por encima de las metas fijadas por el Ejecutivo anterior. El Gobierno de Mariano Rajoy tenía previsto un objetivo del 2,2 % este año y un 1,3 % el próximo, un escenario "no es realista" y que, de "no tomar medidas adicionales", el desvío presupuestario se habría ido al 2,7 por ciento en 2018 y al 2,2 % en 2019. Para alcanzar el objetivo fijado, el Gobierno estaría,según Calviño "obligado a hacer ajustes de gran magnitud". Unos ajustes que los expertos consideran "tremendamente perjudiciales" para el crecimiento y el empleo.

Pero lo cierto es que el Gobierno de Pedro Sánchez tiene planeado aumentar el gasto público. No lo disimula. La propia ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha dicho que "no hay otra" que reforzar los servicios públicos" con un mayor gasto y ha insistido en que los Presupuestos Generales del Estado de 2019 serán más sociales, descentralizados e igualitarios.

Por el momento, Sánchez gobierna con los presupuestos de Mariano Rajoy pero para 2019 ha ideado un cambio de rumbo presupuestario. Como explicaba su ministra de Hacienda: "Serán unos presupuestos impregnados de políticas sociales y pondrán a las personas en el centro del diseño y que construiremos con voluntad de consenso y de diálogo"

Además de la mayor manga ancha con el déficit presupuestario, que en su momento habrá de valorar Bruselas, la otra vía para gestionar ese sobregasto del Estado es la subida de impuestos. María Jesús Montero tiene previsto aprobar lo antes posible un paquete de medidas fiscales para que las grandes empresas contribuyan más, que incluirán un tipo mínimo en el impuesto de sociedades, una nueva tasa tecnológica y una fiscalidad "verde".

Respecto a los cambios en el impuesto de sociedades, ha explicado que se trata de ensanchar las bases imponibles y de acercar el tipo teórico del 25 % al tipo real que efectivamente se paga, después de que la semana pasada avanzara que consistiría en el establecimiento de un tipo mínimo del 15 % a partir del cual no se podrá aplicar deducciones. El nuevo impuesto sobre determinados servicios será un tributo indirecto que recaerá sobre las nuevas áreas de actividad relacionadas con el sector tecnológico.

La subida de impuestos y el relajamiento del déficit para disparar el gasto marcan la senda en materia económica, distinta a la contención que caracterizó al Gobierno anterior. Las consecuencias sobre el crecimiento económico pueden ser letales. Pero con la coartada de las políticas sociales, el Gobierno camufla su verdadera intención: poner a toda marcha la maquinaria electoralista aun a riesgo de destruir el crecimiento económico. A Pedro Sánchez no le importa arruinar España con tal de seguir el La Moncloa y contentar a sus "socios" de Gobierno, en especial a Podemos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (16)    No(1)

+
0 comentarios