www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ATLETISMO

Diamond League. Lyles sigue volando, Chepkoech bate un récord mundial y Saúl Ordóñez brilla

sábado 21 de julio de 2018, 01:26h
Cita celebrada en Mónaco con algunos de los deportistas más destacados de la actualidad.

El mitin de Mónaco de la Diamond League de este viernes vio un ramilletes de actuaciones excepcionales. Algunas de ellas acontecieron de manos de algunos de los nombres llamados a dominar el atletismo en los próximos años y con una potencialidad icónica en sus disciplinas. A este ratio histórico obedecen las perspectivas que penden sobre el velocista Noah Lyles y sobre la corredora de 3.000 metros obstáculos Beatrice Chepkoech. Los dos se salieron en el Principado.

El primero, estadounidense de 20 años y nominado ya como el único heredero factible del jamaicano Usain Bolt, se encargó de pulverizar la plusmarca de los 200 metros. Lyles, que competía en teoría bajo la sombra del favoritismo del actual campeón del mundo, Ramil Guliyev, gritó protagonismo al parar el crono en 19.65, la mejor marca jamás vista en esa especialidad y el récord personal de este sprinter que, por el momento, no encuentra techo.

Guliyev no alcanzaría más que a resignarse a conquistar la segunda plaza de la prueba, con un digno 19.99. Por detrás, en tiempos más humanos, aparecieron los latinoamericanos Alex Quiñónez (20.03, de Ecuador) y Alonso Edward (20.15, de Panamá). Todos ellos fueron sujetos pasivos de otra exhibición del veinteañero estadounidense que sigue batiendo fronteras en cada paso que da. A su edad, corre más rápido que el emblema jamaicano.

La segunda atleta fundamental del mitin monegasco fue Chepkoech. Porque esta keniata estalló en los 3.000 metros obstáculos para lograr el récord mundial con un 8:44.32 que batía en ocho segundos el registro fijado por su compatriota Ruth Jebet en el mitin parisino del 27 de agosto de 2016. Precisamente Chepkoech aprovechó la ausencia de esta fondista -está siendo investigada por una presunta infracción relativa a la ingesta de productios dopantes- para eclipsar a todo y a todos.

Así, esta keniata remató el trabajo comenzado por la liebre keniana Caroline Tuigong, que pasó el primer kilómetro con un 2:55.23 en cabeza. Cuando se atravesaba el segundo mil Chepkoech ya imponía un paso abrumador (5:49.81), antes de entrar en ignición para deleite de la tribuna. Su final resultó simplemente abrasivo. Y el cronómetro así lo atestiguaría con el nuevo récord mundial logrado en solitario. Courtney, de Estados Unidos, batiría la plusmarca de su país pero sólo le valió para ser segunda.

Además, en el hectómetro volvió a salir triunfal al subcampeona mundial de 100 y 200 de 2017. Marie-Josee Ta Lou venció en el mano a mano marfileño a Murielle Ahoure -campeona mundial de 60 lisos este año-. Lo hizo para certificar su quinta victoria en la Diamond League de 2018 con un 10.89 que rozó su mejor marca del curso (a cuatro centésimas) y dejó en nada el 11.01 de Ahoure. La campeona olímpica de 100 y 200 Elaine Thompson no pasaría del 11.02.

La relación de actuaciones brillantes de la fecha fue redondeada por Shaunae Miller-Uibo. La corredora de Bahamas y campeona olímpica de los 400 metros se coronó en esa distancia marcando el mejor tiempo de 2018 (48.57) y récord de la Diamond League. Tuvo que exprimirse hasta tal punto para ganar el cara a cara comprimido que le enfrentó con Salwa Eid Nasser. Porque esta atleta de 20 años venía de ganar las cuatro ediciones previas del circuito y marcó un 49.08 que batiría de nuevo el récord de Asia (compite bajo la bandera bahrainí).

Con respecto a los intereses españoles sacaría la cabeza Saúl Ordóñez. El atleta batió el récord nacional en el 800 masculino, con un 1:43.65 que le propircionó el tercer puesto del podio. En el segundo peldaño, también con plusmarca de su país, finalizaría Brandon McBride (1:43.20, de Canadá). Pero ambos quedarían alejados de la cima de la prueba, que fue jurisdicción del resplandeciente Nijel Amos. El botsuanés venció con un 1:42.14 (48.97 en el ecuador), la mejor marca de 2018.

Por último, Mónaco acogió las victorias de Caster Semenya -la sudafricana y campeona mundial y olímpica del 800 dominó por delante de Francine Niyonsaba-, Timothy Cheruiyot -el keniata, de 22 años y subcampeón mundial el año pasado en Londres, marcó en el 1.500 el mejor crono del curso-, Sergey Shubenkov -ruso y campeón mundial de los 110 metros vallas que doblegó al subcampeón olímpico, el español Orlando Ortega-, Danil Lysenko -este ruso, campeón mundial bajo techo, ganó en altura al amortizar la baja de Mutaz Barshim al llegar a los 2,40-, Christian Taylor -estadounidense y oro olímpico que ganó en triple salto- y la de Soufiane El Bakkali -marroquí que firmó la mejor marca mundial del año en 3.000 m obstáculos-.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.