www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

INMIGRACIÓN

PP y Cs tildan a Sánchez de "buenista" y le culpan de la crisis migratoria

Un grupo de inmigrantes hace cola para recibir agua y comida, este domingo en Algeciras.
Ampliar
Un grupo de inmigrantes hace cola para recibir agua y comida, este domingo en Algeciras. (Foto: EFE)
EL IMPARCIAL/Efe
lunes 30 de julio de 2018, 19:57h
Valerio compara a Casado con otros líderes europeos "racistas y xenófobos".

El líder del PP, Pablo Casado, ha defendido una política de inmigración "realista" y "no buenista" y ha replicado a quienes le llaman radical por sus posiciones en este tema que dicha expresión viene de la palabra "raíz" y supone "tener las cosas claras".

En su discurso ante la Junta Directiva Regional del PP, Casado ha señalado que, cuando ha gobernado el PP, "no ha habido problemas con la acogida de inmigrantes", y se ha remontado a los años noventa, en parte de los cuales fue presidente José María Aznar, para señalar que entonces "no hubo problemas" con la acogida de inmigrantes, que fue "ordenada y legal, integrada y sin guetos".

"Nos llaman radicales", ha admitido Casado, cuyas palabras sobre la inmigración de este fin de semana, cuando dijo que no había papeles para todos, han sido muy criticadas. Pero ha insistido en que la expresión "radical" viene "raíz" y eso supone "tener las cosas claras", hablar con "independencia" y "no ir por las ramas", además de ser "fiel a los principios".

Y tras insistir en que los principios del PP no solo son los correctos sino que además han sido "los más eficaces", ha defendido una política de inmigración que tenga en cuenta en primer lugar la seguridad y en segundo la solidaridad.

Así, ha apuntado que lo primero que hay que hacer es garantizar la seguridad en las fronteras y tratar la inmigración "en origen", con una mayor implicación del Frontex (la agencia europea de la guardia de fronteras y costas), con la coordinación con las armadas de países vecinos y con el apoyo a la Guardia Civil y la Policía.

Y un apoyo, ha añadido, que incluya la "censura" a las agresiones con cal viva, como las dirigidas a agentes de la Guardia Civil hace cuatro días en un asalto a la valla de Ceuta.

En cuanto a la solidaridad, Pablo Casado ha reiterado esta tarde que la izquierda "no tiene el monopolio de los buenos sentimientos", y esta política "no se arregla" colocando un cartel de "bienvenidos refugiados", como hizo el ayuntamiento de Madrid en su fachada.

Tras insistir en defender la política de inmigración de los noventa, ha subrayado que España fue "un ejemplo para todo el mundo" y recordar que durante la crisis económica "muchos volvieron a sus países de origen sin ningún problema", ha lamentado que en 2008 "el problema volvió" con la apelación de "papeles para todos". Y eso, ha señalado, es "como lo que está sucediendo ahora".

"Más allá de las ocurrencias"

En una línea similar se ha manifestado el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, quien ha señalado que no se puede "mirar para otro lado" ante el "problema de la inmigración irregular" y ha pedido al Gobierno de Pedro Sánchez ir "más allá de las ocurrencias, del buenismo y de los comités de marketing, que solo están creando un efecto llamada".

Rivera ha realizado estas declaraciones en la aduana de Ceuta después de visitar el perímetro fronterizo con Marruecos, concretamente la zona por donde el pasado jueves un total de 602 inmigrantes subsaharianos accedieron a la ciudad en un asalto masivo. Acompañado por el candidato de Cs a la Junta de Andalucía, Juan Marín, Rivera ha mantenido un encuentro con miembros de la Guardia Civil y la Policía Nacional en el paso fronterizo.

Ha insistido en que ante los problemas de España "no se puede mirar para otro lado, hay que estar aquí, escuchar a los agentes, a los ceutíes que sufren esta problemática como otros lugares de España como Cádiz; tenemos un problema que es la inmigración irregular"

Albert Rivera, para quien se está produciendo en España una "efecto llamada", ha anunciado que va a pedir en el Parlamento que se dediquen "más recursos y más tecnologías" para afrontar el fenómeno de la inmigración.

Ha explicado que está a favor de regular la inmigración porque España "necesita recibir gente que venga a trabajar", pero ha advertido de que "la ley hay que cumplirla y los agentes necesitan sentirse arropados y que un país esté detrás de ellos" y de que "si queremos una Europa libre de fronteras internas necesitamos controlar las fronteras externas".

Ha reconocido Rivera que las soluciones son "difíciles y complicadas", ha dicho que "hay que hacerlo entre todos" y ha criticado que el Gobierno "está ausente y el presidente del Gobierno se tiene que implicar en el principal problema que tiene este verano España, que es el flujo migratorio".

No ha querido valorar las opiniones al respecto del presidente del PP, Pablo Casado, pero ha comentado que "lo que hay que buscar es soluciones y la inmigración irregular es un problema y si no lo vemos así lo que conseguiremos es acabar como otros países, que los populistas saquen tajada del vacío de legalidad, de responsabilidad y de presencia de un Gobierno".

Declaraciones "impresentables"

La ministra del Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, ha calificado de "impresentable" que haya políticos, entre los que ha citado al presidente del PP, Pablo Casado, que busquen la "confrontación" entre los españoles y los inmigrantes que llegan a España.

"No es razonable salvo que quieran sumarse a las tendencias de otros políticos de países europeos", que ha calificado de "racistas y xenófonobos", ha subrayado la ministra, tras pedir a todos los partidos "sentido de Estado" en esta cuestión y asegurar que el Gobierno "está obligado a respetar los derechos humanos" de los miles de inmigrantes que están llegando este verano a las costas españolas.

Magdalena Valerio ha hecho estas declaraciones tras visitar el nuevo centro de atención temporal que se ha abierto hoy en Chiclana de la Frontera (Cádiz), con capacidad para atender a entre 600 y 700 inmigrantes y que gestiona Cruz Roja. A este nuevo recinto están siendo trasladados los inmigrantes que, tras llegar a las costas de Cádiz y pasar los trámites policiales, necesitan unos días antes de continuar sus procesos migratorios, una atención que hasta ahora se ha ofrecido en polideportivos municipales.

La ministra ha criticado que los presidentes del PP, Pablo Casado, y de Ciudadanos, Albert Rivera, hagan un uso "partidista" con el fenómeno migratorio y, "con falta de altura de miras" y "falta de respeto a los derechos humanos", busquen "un camino hacia la confrontación" entre los españoles y "personas que necesitan una ayuda humanitaria y que están viniendo a nuestras cosas".

Tras subrayar que el Gobierno apuesta por "flujos migratorios regulados", la ministra ha señalado que el Gobierno da a los inmigrantes la atención como "nos gustaría que hicieran con nosotros si algún día nos encontráramos en esa coyuntura".

El fenómeno de la inmigración "pertenece a la historia de la humanidad, es imparable. Existe un efecto de huida de la pobreza, de la miseria, de las guerras", ha recordado la ministra tras lamentar que el anterior Gobierno hubiera "desmantelado" las estructuras y recursos de atención, a pesar de que el fenómeno se había incrementado exponencialmente en los últimos años.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios