www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Carmena y Colau, con las mafias

jueves 16 de agosto de 2018, 08:25h

El populismo izquierdista más rancio ha convertido a los llamados "manteros" en su último descubrimiento ideológico, en su argumento para dividir a la sociedad. Hay que apoyarles en cualquier circunstancia y el que ose criticarles será automáticamente tildado de racista y fascista. No importa que obstruyan las calles principales de las dos grandes ciudades, ni que vendan productos falsificados, ni que sean el último eslabón de las grandes mafias criminales que se enriquecen a costa de unos desesperados que ni cobran sueldos ni, naturalmente, cotizan. A Carmena y a Colau tampoco les preocupa que perjudiquen a los comerciantes que pagan impuestos y crean puestos de trabajo o que, en algún caso, amenacen o agredan a quienes les recrimina que ocupen y obstruyan el paso en la Gran Vía madrileña o en la Rambla de Barcelona. Para la extrema izquierda teñida de morado, los "manteros" representan mejor que nadie a los antisistema. Y con eso basta.

Pero resulta inadmisible, por ejemplo, que la alcaldesa de Barcelona avise con antelación a las mafias de los manteros de las redadas policiales para que tengan tiempo de recoger los bártulos y poder huir, como ha denunciado el Sindicato mayoritario de la Guardia Urbana de Barcelona. Todo un gobierno municipal conchabado con los delincuentes. O que la regidora de Madrid contrate a un inmigrante ilegal que representa a los manteros para que pronuncie el pregón de las fiestas de San Lorenzo. Como era de esperar, el ilustre conferenciante aprovechó su discurso para tildar de racistas a los que denuncian sus delitos.Pero, por mucho que quieran obviarlo, vender productos falsificados en plena calle es un delito.

La alcaldesa de Madrid se empeñó en estrangular el tráfico de la Gran Vía para dar espacio a los peatones. Ocurre, sin embargo, que, además de atascar el resto de la ciudad con su polémica e interminable obra, la ampliación de las aceras de la avenida madrileña se ha convertido en el gran zoco de los manteros. Caminar por la calle resulta más incómodo que nunca por la aglomeración de los puestos de venta ilegales. Es toda una carrera de obstáculos.

Las organizaciones criminales que organizan la actividad de los manteros, en muchos casos, también se dedican al tráfico de drogas, a la prostitución y a la trata de mujeres. Las ultrafeministas alcaldesas de Madrid y Barcelona deberían saber a quienes apoyan y defienden en lugar de aprovechar la tragedia humanitaria de los inmigrantes para hacer ideología barata. Colau y Carmena deben saber que están protegiendo a las mafias. Y que están perjudicando gravemente la convivencia de los ciudadanos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (11)    No(2)

+
0 comentarios