www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SEMIFINALES

Copa Davis. Carreño se lesiona ante Paire y Francia se adelanta | 1-0

viernes 14 de septiembre de 2018, 15:54h
España se ve forzada a remontar sin la ayuda de Rafa Nadal.

La lesión de Rafael Nadal en las semifinales del US Open ha supuesto un golpe muy duro a las opciones de España de clasificarse para la final de la Copa Davis. Esta aseveración ha tomado este viernes un cariz que pasa de lo obvio a lo pragmático. Y es que el infortunio del balear ha obligado a entregar todo el peso de la exigencia a dos tenistas que vienen de arrastrar molestias variadas. Este es el caso de Pablo Carreño, el número uno de la delegación que se enfrenta a Francia en el impresionante estadio Pierre Mauroy de Lille.

El asturiano se exprimió hasta que la anatomía le dijo basta. Antes de ese punto de inflexión llegó a disponer de tres bolas de set en el primer parcial. Dos aparecieron en el noveno juego (5-4) y con saque de Benoit Paire, mientras que la otra sobrevino con su servicio. No amortizaría estas oportunidades y la apuesta del Noah respondió apuntádose un primer parcial que parecería constatar el final del encuentro. Porque a partir de esa cima Carreño se vino abajo.

El 7-5, 6-1 y 6-0 final demoraría algo menos de dos horas, una ejemplificación de lo visto. El galo, debutante, encadenó nueve juegos consectuvios hasta firmar el 6-1 que apagó por completo la competitividad del español. Sufrió un respingo a partir del mencionado noveno juego del primer set (había salpicado dobles faltas), con ocho aces. Las molestias en el abductor izquierdo, que le obligaron a abandonar el US Open en la segunda ronda, estaban de vuelta. Y le iban a sacar del partido y de la eliminatoria. Tras pasar por el vesturario y ser vendado por Julián Casanova, el físio del conjunto español, nada pudo hacer ate los puntos cortos amontonados por Paire. Carreño aguantó y evitó retirarse, pero no podrá volver a competir en esta serie. Los 14.000 espectadores celebraron el primer punto local.

Pablo Carreño: "Sabía que podía pasar, era un riesgo que habíamos tomado"


"Es el mismo problema que en Nueva York", dijo Carreño en su comparecencia posterior. En esa alocución narró lo siguiente: "Empecé a sentir dolor en el abductor al principio del segundo set, fue más a más, y no podía jugar al comienzo del segundo set. Es un dolor que empieza poco a poco y me va aumentando hasta que me molesta todo el rato. Empieza con el saque y luego cuando golpeo de revés". "Esta semana me había sentido mejor, sin sentir riesgo, ayer (por el jueves) y esta mañana también. No quería retirarme, pero no he podido jugar al cien por cien", manifestó, resignado.

Analizaría el asturiano que "sí que es verdad que en el primer set no tenía ninguna molestia". "He jugado bastante bien, con opciones de ganarlo. Con 5-3 he tenido opciones de ganarlo 6-3, y luego otra bola con 6-4. Al final remonta (él) y acaba ganando este set", arguyó antes de destacar que "sabíamos que Benoit es capaz de jugar momentos muy buenos y otros no tan buenos". "Al acabar el primer set estaba totalmente mentalizado y seguí luchando, y pensaba que el partido se podía sacar igualmente, pero ahí me empieza a molestar y quizás me vengo un poquito más abajo, por eso precisamente, por empezar a notar las molestias", esclareció.

"Sabía que podía pasar y que era un riesgo que habíamos tomado y que podía suceder. Pero al final estaba claro que no podía jugar", añadió el gijonés, que quiso resultar rotundo cuando se le preguntó por si se siente excluido para actuar el domingo: "seguramente sí, no lo sabemos, pero es una lesión que tuve en Nueva York, y me ha vuelto a pasar y está difícil que se recupere en un día si en una semana y media no se ha recuperado".

Benoit Paire: "He sentido la mayor emoción sobre una pista de tenis"


"Ha sido la mayor emoción en una pista de tenis, y sobre todo después todo lo que ocurrió durante los JJ.OO de Río. Allí recibí un gran golpe", proclamó Benoit Paire, que fue expulsado del equipo en la villa olímpica, por su mal comportamiento. Es la apuesta de Noah y le ha salido redonda al entrenador que le ha perdonado y vuelto a reclutar, con resultados de acierto nítido. El denostado galo ha vuelto a los focos de la admiración en su país.

"Hasta ahora he podido ser convocado y jugar el primer partido. Siempre he querido jugar con Francia, es un sueño que se hace realidad, estoy feliz por conseguir este punto, y ahora a animar a los compañeros", expuso. Fue el único que mientras sonaba La Marsellesa mantuvo la cabeza baja. Y explicó el por que: "Sólo pensaba en no llorar demasiado. Quería sentirme parte de este equipo y dar una alegría a Noah".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.