www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

La crisis interminable del Gobierno

sábado 15 de septiembre de 2018, 08:28h

Además de la debilidad parlamentaria de los 84 escaños y la consiguiente dependencia de sus siniestros socios, el Gobierno se tambalea por el obsesivo sectarismo del presidente, la descoordinación del Consejo de Ministros, la improvisación, la inexperiencia, la precipitación. Ya son más de cien días de crisis interminable.

En tan poco tiempo, dos ministros se han visto obligados a dimitir, han protagonizado innumerables rectificaciones, algunas tan bochornosas como la defensa del juez Llarena o la venta de bombas a Arabia Saudí y ahora Pedro Sánchez se ha metido en un laberinto por su torpeza al encarar la pregunta de Albert Rivera sobre su tesis doctoral. Mintió al decir que estaba publicada, amenazó a la bancada de Ciudadanos y ha terminado amagando con querellas contra ABC y El Mundo por decir que era un plagio, por dudar de su autenticidad, por considerar que es un trabajo mediocre y que el tribunal estaba compuesto por amiguetes. Y se ha comprobado que en buena parte todo es cierto.

Parlamentariamente, el Gobierno solo ha aprobado el proyecto de ley para exhumar a Franco y, con un atajo ilegal, el asalto a RTVE. Se ha estancado en la tramitación de los Presupuestos entre las exigencias comunistas de Podemos y las hipotecas secesionistas de los independentistas catalanes. Aguantar en el poder contra viento y marea es el único propósito de Pedro Sánchez, aun a costa de la degradación política y del estupor de la opinión pública. Pero, a pesar de todo, a pesar del ridículo de su tesis doctoral, de las rectificaciones y contradicciones del Consejo de Ministros y de sus incontables torpezas, el Gobierno parece estar dispuesto a prolongar esta crisis interminable hasta agotar la legislatura. Hasta agotar la paciencia de los españoles.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (10)    No(1)

+
1 comentarios