www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ESTADOS UNIDOS

La mujer que acusa al juez elegido por Trump: "Creí que me iba a matar"

Christine Blasey Ford, durante su comparecencia este jueves.
Ampliar
Christine Blasey Ford, durante su comparecencia este jueves. (Foto: EFE)
Efe
jueves 27 de septiembre de 2018, 22:53h
Christine Blasey Ford ha narrado ante el Senado el asalto que asegura sufrió en los Ochenta a manos de Brett Kavanaugh, nominado por el presidente al Supremo norteamericano.

Christine Blasey Ford, la presunta víctima del nominado al Tribunal Supremo estadounidense, Brett Kavanaugh, aseguró hoy ante el Comité Judicial del Senado que el ataque sexual que dice haber sufrido a manos de él "aterrorizó" y "marcó" toda su vida.

"Creía que me iba a violar. Grité. Cuando lo hice, Brett me tapó la boca con la mano. Era difícil respirar. Y pensé que Brett me iba a matar accidentalmente", narró ante los senadores, con la voz quebrada y visiblemente afectada.

"Estoy aquí hoy no porque quiera. Estoy aterrada. Estoy aquí porque creo que es mi deber cívico decirles lo que me sucedió mientras Brett Kavanaugh y yo estábamos en la escuela secundaria", dijo la mujer ante los legisladores.

Ford confesó haber "agonizado" durante meses desde que supo de la nominación de Kavanaugh al Supremo, tratando de reunir el valor para hacer pública su historia.

La presunta víctima del magistrado describió el episodio ocurrido hace más de treinta años y, aunque confesó que no recordaba todo lo que quisiera, insistió en que desde entonces, y a causa de ello, ha sufrido "ansiedad, fobia y síntomas similares al estrés postraumático" como claustrofobia o pánico.

Preguntada acerca de cuál es su recuerdo más fuerte respondió: "Sin duda (...) La ruidosa risa entre ambos, pasándolo bien a mi costa. Se reían entre ellos", rememoró.

Ford, una de las tres mujeres que han acusado públicamente al juez, subrayó que es una ciudadana "independiente", que considera un "deber cívico" contar su historia sobre el supuesto abuso ocurrido una noche del verano de 1982, cuando ambos eran adolescentes.

Acerca de la posibilidad de que pudiera confundir la identidad del atacante, Ford negó "absolutamente" cualquier atisbo de duda, y apuntó al nominado al Supremo como uno de los dos hombres que la atacaron, la encerraron en un cuarto y trataron de quitarle la ropa. "Cien por cien", subrayó.

La presunta víctima enfatizó que ella trató de informar de los hechos antes de que Kavanaugh fuera oficialmente nominado por Trump el 9 de julio, ya que este se encontraba en una lista de posibles aspirantes al Supremo, pero indicó que no supo cómo hacerlo y que recibió consejo de amigos.

"Me encontraba en estado de pánico porque sabía que la fecha se acercaba (...). Me aconsejaron que contratara a un abogado y yo no sabía por qué", narró Ford, quien destacó que quería preservar su anonimato.

La mujer también comentó cómo fue la prueba de polígrafo a la que fue sometida antes de realizar las acusaciones: "Decidí hacerlo por consejo de mi equipo. Me provocó muchísimo estrés y fue más largo de lo que esperaba", relató la acusadora, antes del receso para el almuerzo.

La audiencia planteada hoy por los republicanos, que ostentan la mayoría en el Senado, también contará con el testimonio del propio Kavanaugh, pero los conservadores no han admitido la posibilidad de sumar más testigos, como Mark Judge, el otro hombre que presuntamente participó en el asalto.

Kavanaugh: "Sus acusaciones son una vergüenza nacional"

Brett Kavanaugh, contiene las lágrimas mientras testifica ante el Comité Judicial del Senado.

Brett Kavanaug aseguró hoy ante los senadores que las acusaciones vertidas contra él por su supuesta víctima, Christine Blasey Ford, son "una vergüenza nacional".

Kavanaugh rechazó de nuevo las acusaciones de Ford: "Niego categórica e inequívocamente la alegación contra mí de la señora Ford (...). Vengo aquí a limpiar mi nombre".

Visiblemente enfadado, el juez remarcó que le pueden derrotar "en un voto final", pero insistió en que no conseguirán que "renuncie" a la nominación para el máximo tribunal estadounidense. "Mi familia y mi nombre han sido total y permanentemente destruidos", subrayó Kavanaugh.

Las declaraciones del juez, que llegó al Capitolio cogido de la mano de su esposa, se producen después de la comparecencia de Ford, quien afirmó que está segura al "cien por cien" de que Kavanaugh fue el joven que trató de abusar sexualmente de ella en una fiesta en 1982 cuando ambos eran adolescentes. "No estoy cuestionando que ella haya sido asaltada sexualmente por alguien, pero yo no fui", agregó Kavanaugh.

La audiencia en el Senado ante la mirada atenta de todo el país se produce mientras aumenta la presión para que se posponga el voto de confirmación en la Cámara Alta, donde los republicanos cuentan con leve mayoría, ante las nuevas denuncias que han aparecido contra el juez.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios