www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ENTREVISTA

La cirugía arquitectónica del doctor Díaz Torres

La cirugía arquitectónica del doctor Díaz Torres
Ampliar
jueves 04 de octubre de 2018, 16:10h
Este cirujano plástico maestro del bisturí cautiva a sus pacientes gracias a su empatía, cercanía y a la meticulosidad con la que trabaja. El tema central de su tesis doctoral ya fusionaba la cirugía con su otra gran pasión, la arquitectura, y gracias a esta simbiosis siempre ha operado respetando la proporcionalidad y el equilibrio del punto de partida para lograr resultados precisos y ante todo, y lo más difícil, una cuidada naturalidad.

José María Díaz Torres lleva toda su vida dedicándose a hacer realidad los sueños de sus pacientes y tras estudiar la carrera de medicina en Pamplona, cursar una beca en Suecia (Karonliska), y formarse en los mejores hospitales de todo el mundo, ha operado en los cinco continentes. En el mundo de la cirugía estética no todo es frívolo y este gran profesional oriundo de Cuenca pero afincado en Madrid ha conseguido a golpe de bisturí que muchas personas se sientan bien consigo mismas. Los avances que nos ofrece la cirugía estética en la actualidad no son siempre meros caprichos y en muchos casos son intervenciones necesarias para sentirse bien con uno mismo y ganar no sólo belleza sino, y casi más importante, autoestima. Por ello, cada vez más hombres se lanzan a esta aventura que hasta hace poco era un terreno casi exclusivo de las féminas.

¿Cómo surge la idea de dedicarte a la cirugía plástica?

Siempre quise ser cirujano aunque estuve a punto de estudiar arquitectura. Fue el profesor Juan Voltas de la Universidad de Navarra quién me lo sugirió y en realidad gracias a él encontré mi verdadera vocación.

¿Ha evolucionado mucho la cirugía plástica en los últimos años gracias a los avances tecnológicos?

Sí, evidentemente lo ha hecho y quizá el avance más importante se encuentra en la técnica para realizar liposucciones. Las primeras liposucciones eran muy agresivas y dolorosas ya que en realidad se raspaban los tejidos. Afortunadamente la técnica ha evolucionado y ahora es una técnica nada intrusiva ya que se aspira la grasa para eliminarla y luego si se quiere se puede poner en otros sitios. Aquí quiero puntualizar que en el ámbito de la cirugía plástica es importante diferenciar entre la cirugía estética y la cirugía reparadora. En mi caso he ejercido en ambos campos especializándome en la cirugía estética que es lo que más me gusta.

Inicialmente, la cirugía estética era terreno de mujeres. En la actualidad ¿hay muchos hombres que se realizan este tipo de operaciones?

Sí. Ciertamente la cirugía estética cada vez es más demandada por hombres.

¿Qué es lo que más demanda el público masculino?

Los párpados, la nariz, las orejas y ahora también me piden la eliminación de grasa en la zona pectoral.

En el caso de las mujeres ¿Qué tratamientos son los más solicitados?

Aumento y reducción de mamas. El aumento de mamas hoy en día no deja apenas cicatriz y las prótesis han evolucionado mucho con lo que los resultados son muy buenos. En el caso de la reducción de pecho siempre aviso a mis pacientes que es inevitable dejar una cicatriz de tamaño considerable pero en la mayoría de los casos prefieren eso a unos pechos excesivamente grandes. Como yo digo el precio en cicatriz es muy importante y yo siempre aviso a la paciente que ese precio lo tiene que asumir y si está de acuerdo pues adelante.

¿Hay que cambiar las prótesis cada determinado tiempo?

Las prótesis en teoría son para toda la vida. Han evolucionado muchísimo y se ponen debajo del músculo. Yo siempre las pongo debajo del músculo pectoral y esas prótesis normalmente no hay que cambiarlas. A los 10 años se recomienda hacer una resonancia magnética para ver la edad de la prótesis. Esa revisión es muy importante porque en determinados casos puede ser conveniente cambiarlas, pero generalmente se trata más bien de una revisión rutinaria.

¿Es adictiva la cirugía estética?

Sí. Ciertamente sí. Primero las pacientes vienen por ejemplo a hacerse un aumento de mama y como quedan satisfechas vuelven a hacerse la nariz o la tripa. Lo que más me gusta de mis pacientes es la fidelidad. Mis clientes son fieles y vuelven y muchas veces me traen a sus hijas para que las opere. La fidelidad de mis pacientes es mi mayor satisfacción.

¿Es cierto que las mujeres cada vez se operan antes? En Sudamérica tengo entendido que las adolescentes piden de regalo de cumpleaños el aumento de mamas. ¿Esto sucede en España?

Sí. Cada vez vienen a mi consulta niñas más jóvenes acompañadas de sus padres, evidentemente, ya que es necesario la autorización de los padres cuando los pacientes son menores de edad. Yo he operado a las madres, a las hijas y mi objetivo es acabar operando a las nietas. Me gusta que mis pacientes queden satisfechos y que vuelvan y de momento así es. En Sudamérica, donde puedo hablar por propia experiencia ya que he estado operando allí, a las niñas cuando acaban el instituto las madres les regalan el aumento de mamas. Aquí no es tan exagerado pero sí que es cierto que cada vez vienen a mi consulta niñas más jóvenes.

Si le piden una operación que usted considera inapropiada (por ejemplo, un aumento de pecho desproporcionado), ¿qué postura adopta?

No lo hago. Tengo mis cánones de belleza basados en el equilibrio y mi criterio profesional por lo que en esos casos intento explicar la importancia de la proporcionalidad y hacer ver al paciente lo que estéticamente queda bien. Generalmente hay entendimiento y confían en mi experiencia y en mis criterios.

¿Has operado a muchos famosos y famosas?

Yo de mis pacientes no hablo nunca. Famosos o no yo lo que doy a todos mis pacientes es un trato muy cercano. Soy muy de Cuenca y hablo para que me entiendan. Creo que eso es lo que más les gusta de la primera visita cuando vienen nerviosos o nerviosas y se topan con un tío normal que les explica en un lenguaje sencillo lo que se les va a hacer para que lo entiendan. Eso da tranquilidad.

El doctor Díaz Torres es un tipo cercano sin aires de grandeza a pesar del prestigio obtenido tras toda una vida dedicada casi en exclusiva a su profesión. Le gusta lo que hace y se nota y no es de extrañar que sus pacientes se pongan en sus manos con los ojos cerrados para que diseñe sus cuerpos con esa cuidada proporcionalidad reflejo de su visión arquitectónica de los cánones de belleza. Un maestro del bisturí en toda regla que confiere tranquilidad y sosiego con sus sencillas palabras, así es el doctor Díaz Torres.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (10)    No(0)

+
1 comentarios