www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

AUDIENCIA NACIONAL

Procesados tres miembros de la célula terrorista del 17A

Procesados tres miembros de la célula terrorista del 17A
Ampliar
(Foto: Efe)
miércoles 10 de octubre de 2018, 12:05h
Planeaban atentar contra el Bernabeu o el Camp Nou.

El juez Fernando Andreu de la Audiencia Nacional ha acordado el procesamiento de los tres miembros de la célula que cometió los atentados de Cataluña de 17 y 18 de agosto de 2017: Mohamed Houli Chmelal y Driss Oukabir por integración en organización terrorista, delito de fabricación, tenencia y depósito de explosivos y delito de estragos en grado de tentativa, y Said Ben Iazza, por colaboración con organización terrorista.

El instructor considera que formaban parte de un grupo radicalizado cuyo objetivo era llevar a cabo atentados contra los considerados “sus enemigos”, es decir, "el mundo occidental”. En su auto, explica que los tres procesados, junto con los otros siete presuntos terroristas que murieron en las localidades de Cambrils, Alcanar y Subirats, constituyeron un grupo terrorista.

De origen marroquí, y residentes en la localidad gerundense de Ripoll, se encontraban bajo la dirección espiritual del imán Abdelbaki Es Satty.

El grupo terrorista se conjugó “para realizar uno o varios atentados de grandes dimensiones, mediante el uso de artefactos explosivos, a fin de coadyuvar a la estrategia terrorista de la organización terrorista Daesh”

El auto describe toda la evolución llevada a cabo por el grupo desde 2015 hasta 2017, cuando unos tres meses antes de la explosión en el inmueble de Alcanar y de los atentados de Barcelona y Cambrils, se convirtieron en un grupo cerrado, que ya comenzó adquirir material y a fabricar explosivos “al cual prácticamente ya nadie más tuvo acceso, y les alejó de las personas (incluso de los familiares) que les rodeaban ante esta nueva etapa que iniciaban".

Dentro de esa progresiva radicalización el juez relata que ya en 2016, un día indeterminado del Ramadán, dos de los terroristas fallecidos dijeron a los demás miembros del grupo que querían derrumbar con explosivos la Sagrada Familia de Barcelona. Todos los presentes, según detalla el auto, ”aceptarían dicha propuesta, impulsada por el extremismo religioso implantado por el imam Abdelbaki Es Satty”.

Entre los objetivos de los yihadistas figuraban, Port Aventura, la Plaza Cataluña de Barcelona, la Torre Agbar, los estadios de fútbol Santiago Bernabeu y Camp Nou o el Museo Thyssen

El juez hace constar la magnitud de los explosivos que se almacenaban en la casa de Alcanar, que podría oscilar, según el magistrado, en unos valores aproximados de 200 a 500 kilogramos, además de 19 artefactos improvisados tipo granada de mano y una faja bomba. El juez añade las 104 bombonas de butano y propano encontradas en la vivienda con las que los terroristas pretendían “amplificar el efecto del explosivo, pretendiendo incrementar el volumen de metralla como la posibilidad de crear bolas de fuego generadas por las cargas GLP”.

El magistrado se basa en los informes de los especialistas en explosivos para concluir que “tal cantidad de material para la confección de explosivos y de tal potencia destructiva, de llegar a ser utilizado para atentar en lugares o monumentos con gran afluencia de público, como sería el objetivo de la célula terrorista investigada, hubiera provocado unos daños de enormes dimensiones”.

Los teléfonos móviles utilizados por los tres procesados han sido determinantes para vincularles a los terroristas fallecidos y a los lugares investigados

El auto relata los acontecimientos que se sucedieron el 17 de agosto cuando Younes Abouyaaqoub arrolló a las 16.50 horas a una gran cantidad de transeúntes que paseaban por la zona peatonal de las Ramblas. Como consecuencia del atropello fallecieron 14 personas y otras 128 resultaron heridas.

El delito de integración en organización terrorista prevé una pena de entre 6 y 14 años de prisión. El de fabricación y tenencia de explosivos de entre 8 y 15 años y el de estragos, en grado de tentativa, de 10 a 15 años. El delito de colaboración con organización terrorista está sancionado con penas que oscilan de los 5 a los 10 años de prisión.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.