www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

A Sánchez no le salen las cuentas

martes 16 de octubre de 2018, 11:40h

A medida que se conocen los datos de los presupuestos se confirma que a Pedro Sánchez poco le importa frenar el crecimiento económico o poner en riesgo el mercado de trabajo. Una vez más, enrocarse en el poder es su único interés. Ha cedido en todas las propuestas comunistas de Podemos basadas en subir los impuestos y aumentar desaforadamente el gasto, las dos medidas más perjudiciales para la estabilidad económica. Las cuentas incluyen un suculento regalo de más de 3.000 millones para Cataluña, con el único fin de ganarse el apoyo de los partidos separatistas. Y ahora anda negociando con el PNV, que siempre saca tajada del Gobierno de turno antes de otorgar el voto de sus diputados.

En cualquier caso, como informa hoy este periódico, las cuentas no salen. El Gobierno del PSOE ha enviado unas cuentas a Bruselas que recogen el mayor aumento de gasto desde los tiempos pre estallido de la burbuja inmobiliaria. Entonces gobernaba el también socialista José Luis Rodríguez Zapatero, de cuyo optimismo parece haberse contagiado el nuevo Ejecutivo de Pedro Sánchez. Un total de 125.064 millones de euros, el 4,4% más, pretende gastar durante el próximo año, en víspera de las elecciones.

De hecho, se prevé un aumento de la recaudación casi mágico, ya que está sustentado en un menor crecimiento. El Gobierno ha rebajado una décima el crecimiento de la Economía para este año y el siguiente: el PIB aumentará un 2,3 por ciento; un 1,8 en 2018 y 2019 respectivamente si seguimos las previsiones macroeconómicas de Moncloa.

Con este menor avance, y los nuevos impuestos, el Ministerio de Hacienda espera que los ingresos se incrementen en 11.724 millones, algo que ya ha sido puesto en cuestión por la CEOE, que ha dudado de la realidad de estas cuentas. El Gobierno de Sánchez fía al ciclo económico el aumento de la recaudación en 6.413 millones, mientras que las nuevas tasas traerían 3.811 millones a las arcas públicas y añade todavía 1.500 millones en concepto de ingresos no tributarios.

Lo peor, sin embargo, son las negociaciones bajo cuerda que se van conociendo. Zapatero se ha reunido con Otegui, sin duda como emisario de Pedro Sánchez para lograr el apoyo de los proetarras de Bildu. Las contrapartidas aún no se conocen, pero seguro que el acercamiento de los presos terroristas a las cárceles vascas se ha puesto sobre la mesa. Y aunque públicamente lo niega, es evidente que el Gobierno va a hacer todo lo posible para que los golpistas catalanes salgan cuanto antes de la cárcel. Si es necesario, con un indulto. En efecto, a Pedro Sánchez poco le importa que los presupuestos puedan frenar el crecimiento y volver a desbocar la tasa de paro como en tiempos de Zapatero. Solo le interesa repartir mamandurrias para obtener unos buenos resultados en las elecciones municipales y autonómicas y aguantar en La Moncloa hasta el límite de la Legislatura.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(2)

+
0 comentarios