www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Aún hay justicia en Bolivia

jueves 24 de julio de 2008, 23:34h
Uno de los pilares básicos de cualquier democracia es la separación de poderes. Ejecutivo, legislativo y judicial han de coexistir de manera independiente, aunque en ocasiones los dos primeros se solapen, por mor de un resultado electoral favorable. Pero de lo que no cabe duda es que la Justicia ha funcionar libre de injerencias políticas, lo cual no siempre es posible. Algo así sucede estos días en Bolivia, donde el Tribunal Constitucional ha fallado en contra de la celebración de un referéndum “revocatorio de mandatos”. Tal revocación de mandatos no es otra cosa que el intento del líder cocalero por perpetuarse en el poder, compartiendo así objetivos -e imitando- a su colega Hugo Chávez.

La injusticia social que sufría Bolivia trajo al poder a Evo Morales, pero da la impresión de que ha sido peor el remedio que la enfermedad. Morales ha dilapidado el tremendo apoyo popular que le aupó al poder, con una serie de medidas confiscatorias e intervencionistas que en nada han ayudado a la de por sí caótica situación económica del país. Tales medidas, por otro lado, no han hecho sino ahuyentar a posibles inversores, toda vez que las iniciativas políticas adoptadas desde La Paz son cuando menos insólitas. Sirva como ejemplo la creación del Ministerio de Defensa Legal de las Recuperaciones Estatales; el nombre deja bien claro cuáles son los propósitos confiscatorios del ejecutivo de Morales. Quien, por otra parte, no puede concebir que alguien fiscalice su labor, y menos aún si lo hace con la pátina de legalidad que otorga la magistratura de un tribunal constitucional. De ahí sus invectivas contra el Constitucional de Bolivia, cuyas resoluciones contrarias a sus veleidades socialistas son catalogadas como “fuera de la ley”. Quizá Morales debería leer algo de Montesquieu.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios