www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CICLISMO

Geraint Thomas narra cómo es ganar un Tour contra tu compañero Froome y el Sky

viernes 02 de noviembre de 2018, 21:14h
El británico se impuso en Francia a pesar de que su equipo no trabajó para él.

El ciclismo de finales de siglo y de las últimas décadas ha contemplado situaciones en las que el jefe de filas, llamado a pelear por el triunfo en las grandes vueltas por etapas, no ha correspondido con su rol. Y, al mismo tiempo, despuntaba un gregario que acaba excediendo a sus funciones por mero rendimiento. Es conocido el 'motín' de Jan Ullrich a Riis, el de Aberto Contador a Lance Armstrong (cuando compartían equipo) o el de Chris Froome a Wiggins.

Lo que no es habitual es que el trabajador que acabada circulando con más soltura que el líder al que se debe termine despotricando de la tesitura que le ha privado (o podido privar) de alcanzar la gloria. No se suelen ventilar quejas públicas, de manera argumentada, porque la estructura de equipo haya ordenado a uno de sus corredores parar para ayudar al cabeza de cartel. O, simplemente, que haya volcado las fuerzas en salvar el estatus de su jefe de filas y dejado a su suerte al gregario 'insolente' en su superioridad.

Geraint Thomas, campeón del último Tour de Francia, sí lo ha hecho. Cabe recordar que este ciclista británico ha consumido buena parte de su trayectoria deportiva a la sombra del keniata, postergando su clase a pruebas menores o eventos propicios para sus características. Sólo en la pasada edición de la Grande Boucle ha arrancado el papel protagonista que merecía. únicamente cuando Froome colapsaba y se alejaba de la cima de la clasificación general. La regularidad del eterno gregario terminó por hacer entender al Sky que debía volar a su aire. Un caso similar se vivió con Alejandro Valverde y Nairo Quintana, si bien el murciano no pudo culminar.

La publicación del libro 'The Tour according to G', escrito por Thomas, desgrana sus sensaciones en ese proceso de ganacia de legitimidad y expone al público las fricciones con el plan de su equipo, que seguía apostando a su icono antes que por el corredor en mejor forma. El escrito ha visto la luz el 1 de noviembre y resulta una reflexión extrapolable a decenas de trabajadores que han cedido una posible posición predominante en el asfalto por cumplir con rigor el mandato del director de equipo.

En esas páginas desgrana lo vivido, pero ha sido en una entrevista concedida al diario británico The Guardian donde ha compartido con todos su frustración con esa relación de fuerzas, casi hierática, dentro del todopoderoso Sky. Su exposición arranca con la contrarreloj por equipos. El escuadrón estaba preparando el dispositivo por si sucedía una avería en alguno de sus ciclistas y decretaron que no se iba a esperar a nadie salvo a Froome.

"Eso es una mierda. Joder, muchachos, ¿no podríais esperarme? Me sentí frustrado porque pensaba que sería un ciclista protegido. Pero no fue una decisión que tomaron a la ligera. Ellos lo habían hablado y debatido. Di mi opinión y dijeron 'no'. Así que tuve que aceptarlo. La posibilidad de un pinchazo es muy reducida, pero en ese momento pensé que era una situación de mierda. Sí, me molestó, pero lo dejé pasar", ha señalado.

El relato prosigue en el paso por Roubaix. "Hacía mucho calor en el hotel pero cuando pusimos los aires acondicionados para los ocho corredores saltaron los plomos. Entonces dijeron: 'Sólo una persona puede tenerlo: Froomey"', relata Geraint, en un retrato doméstico de las jerarquía que mantuvo el keniata durante toda la carrera, a pesar de que hacía aguas en las etapas clave desde el comienzo del recorrido en tierras francesas. Pero Thomas no descarga contra Froome. De él valoró su honestidad ante esta tensa circunstancia.

"Es un buen ejemplo de que no competíamos entre sí porque me dijo sinceramente que iba a intentarlo. Si hubiera corrido para mí, la gente podría decir 'Froome podía haber atacado ese día. Quizá habría ganado'. Pero se vio que estaba fuerte y trabajé bien hasta el final. Lo mejor de Froome es que nunca ha estado incómodo. Podría estar enfadado porque quería ganar su quinto Tour, pero cuando me felicitó parcía sincero y desde el Tour hemos quedado un par de noches para salir", explica.

Finalmente, se le pregunta al galés cómo ve el futuro al lado de Froome. "El equipo sabe ahora que puedo ganar el Tour, así que estaremos en las mismas condiciones. Confío en que, mientras seamos honestos, podemos hacerlo. Estaría feliz de ayudar a Froome si él supera el primer tramo de montaña y es el más fuerte. No correría contra él para intentar ganarle", destacó un ciclista que ha renovado por el Sky a pesar de todo. "Me quedo en el Sky porque siento que es el mejor sitio en el que puedo estar. Irme a otro equipo sería un riesgo. Tengo otros tres grandes años por delante y prefiero no arriesgar. Obviamente, en un mundo ideal, Froome correría para mí, pero se que eso no es posible", sentenció.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.